Las Panteras del CPLV, con gol de oro, fuerzan el tercer encuentro

TRIBUNA

La final de la Liga Elite femenina se decidirá este domingo (12.30 h.) tras el 2-1 en Canterac.

CPLV Panteras: Andrea Sinovas, Laura Alvarado, Sara Díez, Julia Fouz, Alicia González, Clara Hernández, Verónica Ibáñez, Lucia Ruiz, Celia Sáez, Ana Sierra, Beatriz Jiménez y María Tordera.

 

Tucans: Alba Gonzalo, Nerea Álvarez, María Ayala, Ana Castillejo, Tamara Grande, Gemma Ortiz, Aina Pascual, Irene Recio y Marta Redondo.

 

Goles: 1-0 (min. 32). Laura Alvarado. 1-1 (min. 50). Grande. 2-1 (min. 57). Lucía Ruiz.

El CPLV Panteras buscará este domingo (12.30 horas en Canterac) su quinto título de la Liga Elite femenina después de sufrir para ganar el segundo encuentro de la final (y empatar la serie a uno) ante un combativo Tucans (2-1). El partido tuvo de todo y se decidió al minuto y medio de la segunda prórroga, con un gran gol de oro de Lucía Ruiz que hizo explotar de alegría a toda la familia vallisoletana. Mañana, el ganador del Panteras-Tucans será el nuevo campeón.

 

Las vallisoletanas entraron al partido con la única intención de batir a Alba Gonzalo. Desde el primer minuto tuvieron la pastilla en su dominio y asediaron la portería de Tucans. Pero, como las ha ocurrido en más de una ocasión, la internacional absoluta se las atragantó. En la primera parte, lo intentaron con 30 lanzamientos, por 12 de las catalanas, que se encontraban cómodas en defensa, buscando rápidas contras con disparos lejanos.

 

Lo siguieron intentando en la segunda hasta que Laura Alvarado logró perforar la portería contraria. Fue un bálsamo para un conjunto que necesitaba ganar y que a partir de ahí jugó con el marcador. El encuentro estaba de su lado, las ocasiones también aunque en la recta final la presión hizo mella. Tanto que, tras aguantar una inferioridad, se encontraron con una más y un minuto por jugarse. Todo estaba de su favor, menos la suerte. Una pérdida de la pastilla, vino acompañada por una contra y un lanzamiento rozado que acabó en la escuadra de Andrea. Faltaban 26 segundos. Y el partido se fue a la prórroga.

 

En la primera, muchos nervios e intentos por ambos lados, pero sin acierto. La segunda comenzó con una menos por cada bando y la sensación de que los penaltis favorecían a Tucans, pero a 3.37 para el final, Lucía Ruiz acertó con la portería de una Alba que no pudo atajar el lanzamiento de la pucelana.