Las otras 'sentencias' del alcalde

Javier León de la Riva, en primer plano, apoyado por algunos de sus concejales. ALBERTO MINGUEZA.

En un clima tenso, Javier León de la Riva, circunspecto pero crecido, ha defendido vehementemente su inocencia y ha dejado algunas sentencias en una comparecencia de prensa, arropado por gran parte de los suyos.

Las otras ‘sentencias’ del alcalde

 

Mi inocencia absoluta, porque mi voluntad fue de que se cumpliera la sentencia, algo que se ha cumplido hace mucho tiempo”.

 

“Reitero que es una sentencia por delito de desobediencia, no por corrupción, prevaricación o malversación”.

 

La sentencia no tiene carácter de firmeza y recurriré ante la Audiencia provincial”.
“Seré yo el que decida los tiempos. Soy alcalde en funciones hasta el día 13 de junio”

 

“Me duele por mi familia más que por mí. También por Valladolid que va a estar gobernando por los perdedores en un tripartito”.

 

Pasaban diez minutos de la una de la tarde. El salón de recepciones del Ayuntamiento de Valladolid que tantas comparecencias ha presenciado del hasta ahora 20 años alcalde, era un hervidero de expectación. Muchos medios de comunicación, personal de confianza del propio León de la Riva y la mayoría de los concejales de su equipo de Gobierno esperaban la salida del todavía regidor.

 

Circunspecto, pero arrogante, enfadado, crecido como un toro en la suerte de varas, León de la Riva ha empezado su comparecencia, a buen seguro la más difícil de su carrera, declarando a los cuatro vientos su “inocencia” y su decisión de recurrir la sentencia ante la Audiencia provincial en los próximos diez días hábiles.

 

A un lado, prácticamente, todos sus concejales y disculpando algunas ausencias “por la premura de la cita”. Se le ha atragantado hasta en dos ocasiones la palabra “Inelegibilidad” que es lo que dice la sentencia por la cual el alcalde no podrá ser elegido concejal. Está “disconforme” pero “acata” la sentencia e insiste en su inocencia que deberá probar ahora ante la audiencia.

 

Durante la mañana se han acercado algunos amigos, en su mayoría políticos, para “dar un abrazo” a León de la Riva en uno de sus días más difíciles. “No puedo decir que sea un día alegre; esperaba otra sentencia, máxime después de los días que han transcurrido desde el juicio”, también reconocía los momentos “desagradables” y lo mal que lo había pasado “antes de la vista oral”.

Noticias relacionadas