Las organizaciones agrarias calculan que los cerealistas perderán 437,5 millones por la mala cosecha y los bajos precios

La alianza UPA-COAG ha advertido de que el sector cerealista de Castilla y León perderá 437,5 millones de euros respecto al 2013 si se mantienen los precios actuales a los que cotizan los cereales. Zamora sería una de las provincias más afectadas.

La corporación agraria ha estimado que la cosecha de cereal en Castilla y León "apenas" alcanzará los cinco millones de toneladas, lo que supondría que la región estaría ante uno de los "peores registros" de los últimos años, ya que la media del 2008 al 2012 ha sido de 6,1 millones de toneladas, y la del 2013 alcanzó los 7,5 millones de toneladas. La diferencia entre los 7,5 millones de toneladas del 2013 y los cinco millones de la presente campaña que ha calculado la alianza es la que provocará este descenso "brutal" de los ingresos del sector cerealista regional.

 

Asimismo, ha explicado que con la entrada de las cosechadoras a las primeras parcelas en provincias como Salamanca, Valladolid, Zamora o Ávila, "no sólo" se confirman sus previsiones de "mala cosecha", sino que incluso "empeoran", puesto que la caída media de producción con respecto al año pasado podría ser "no solo" del 30 por ciento sino "incluso" alcanzar un 35 por ciento menos.

 

"Además de la bajísima producción en las primeras parcelas que se han cosechado el peso específico del grano es muy bajo, por lo que la producción total de cereal en nuestra comunidad autónoma va a ser ciertamente baja. Incluso recalacan en algunas zonas de Castilla y León la reducción en la producción va a llegar al 80% respecto a lo cosechado en el 2013", han agregado.

 

UPA-COAG ha recordado que ya advirtió de que se podían cumplir los peores presagios que apuntaban a que "cuando una cosecha viene mal dada, al entrar las máquinas los resultados siempre son peores de lo que aparenta el cereal antes de segarlo". Incluso, ha agregado, en las provincias más al norte de la comunidad y en parcelas de regadío, según variedades y zonas, la reducción de rendimientos "también va a ser relevante respecto al año pasado".

 

Por último, ha señalado que en determinadas parcelas la pérdida de producción en comparación con el 2013 alcanzaría el 20 por ciento, con el riesgo de que este porcentaje aumente "aún más" debido a las "altísimas" temperaturas que en las últimas fechas se han alcanzado en las horas centrales del día, hasta los 33 grados.