Las obras en la calle Manzana acaban por fin con el 'bolardo asesino' de Valladolid

Obras en la calle Manzana- A.MINGUEZA

La remodelación del acceso a la Plaza Mayor desde la calle Manzana supone la retirada física del bolardo que llevaba inactivo desde el cambio de gobierno municipal. 

A pesar de que no funcionaba desde el pasado 30 de junio, el bolardo de entrada a la calle Manzana se había convertido en un curioso símbolo de la pugna municipal entre gobierno y oposición. Por entonces, el Partido Popular decidió mantener su actividad pero el cambio de signo político en el Ayuntamiento de Valladolid acabó por desactivarlo.

 

Este lunes han comenzado las obras de remodelación en la calle Manzana y el bolardo ya es historia. A partir de ahora, el acceso al aparcamiento de la Plaza Mayor se controlará mediante un semáforo y una cámara. La intención del Ayuntamiento es no sancionar a los conductores que incumplan el rigor del control semafórico y las señalizaciones en el suelo.

 

El final del 'bolardo asesino' supone acabar con un elemento que no solo se convirtió en objeto de disputa política, sino que además provocó daños en 41 vehículos. Sin embargo, el Ayuntamiento ganó todas las demandas que le fueron interpuestas porque la activación del bolardo suponía una infracción anterior al saltarse el semáforo en rojo que indicaba el alto nivel de acumulación de coches en la rampa de acceso al aparcamiento.

 

El bolardo se convirtió en protagonista de las redes sociales e incluso formó parte de las promesas electorales de los partidos que ahora gobiernan en Valladolid.