Las obras de Poniente salvan de momento el derribo de la librería Relieve

La librería Relieve está, de momento, a salvo de las grúas que durante estos días desmontan el parque de la Plaza del Poniente para acoger el Mercado del Val. El proceso ha comenzado con la petición formal de desalojo progresivo por parte del Ayuntamiento.

El lunes 17 comenzaron las obras para adecuar la Plaza del Poniente a la ubicación temporal del Mercado del Val. Todo debe estar diáfano para acoger a los comerciantes durante el tiempo que duren los trabajos de rehabilitación del viejo mercado. Todo menos la librería Relieve que, por el momento, queda a salvo hasta el comienzo real de la construcción de todo el esqueleto del mercado temporal.

 

El Ayuntamiento ha solicitado a los responsables de la librería el desalojo progresivo con la salida de libros y todo lo que pueda estar en su interior. Sin embargo, en el exterior del edificio existe una pintura a la que se agarran sus propietarios para evitar su demolición. El autor de la obra es Miguel Segura, la persona de confianza de "Pepe Relieve", el propietario de la librería y que habitualmente se encarga del local todas las tardes. La pintura se ha convertido en un obstáculo provisional para que las grúas acaben con el pequeño local que de momento queda libre de las piquetas y cualquier demolición. 

 

En principio, obras para el Mercado del Val temporal y librería convivirán en el espacio de la Plaza del Poniente que, de momento, salva a Relieve hasta que se solucionen los últimos obstáculos legales. La librería no impide la construcción del armazón aunque posteriormente sí será ya un problema porque coincide al estar frente a la futura entrada del mercado. Ayuntamiento y propietarios tratan de entenderse sin mayores traumas aunque los gestores de Relieve se quieren agarrar al fresco que rodea la librería como argumento para seguir en la Plaza del Poniente.

Noticias relacionadas