Las obras de cambio de adoquines de la calle Teresa Gil concluirán en dos semanas

Las obras en la calle Teresa Gil continúan levantando adoquines. J.P.

Los trabajos de estos días, desde la Plaza España hasta el cruce con Regalado, dificultan el tránsito de andantes, el paso de camiones de reparto y el acceso a garajes.

Continúan las obras de cambio de adoquines de la céntrica calle vallisoletana de Teresa Gil, sin prisa pero sin pausa. Por tramos para molestar lo menos posible a los transeúntes, los operarios del Ayuntamiento siguen trabajando día a día, desde hace unos diez días, para el cambio de aquellos ladrillos rojos tan característicos de la nombrada vía.

 

Y como todo trabajo tiene su final, en principio dentro de dos semanas estará concluido. Estos días se trabaja concretamente en el tramo frente a la Iglesia de San Felipe, justo al lado de la ya trasladada Librería Oletum. Uno de los trabajadores del proceso reconoce que se trata de "una de las zonas que en peor estado se encontraban", por lo que se espera que en este trozo de unos quince metros la obra se prolongue unos días más que en el resto.

 

¿El problema? Que al tratarse de una calle estrecha, y teniendo en cuenta el estaribel montado en casi el centro de la vía, el tránsito se dificulta. Y no solo para las miles de personas que pasan por ahí día a día, claro. Son varios los camiones de reparto que deben recorrer Teresa Gil todas las mañanas para surtir a los respectivos negocios, por no hablar de los coches que intentan acceder a sus garajes.

 

Unas molestias que tendrán que soportarse ante la necesidad de renovar una calzada con más de un adoquín roto y que, en todo caso, se prolongarán un par de semanas más, hasta finales de agosto.