Las novatadas, también en la calle Santiago

Huevos rotos en el suelo, harina, o chicos con calzoncillos en la cabeza son la prueba de que el curso comienza y, los de primer año, en la carrera o en residencias, se ven enfrentados a las pruebas que plantean sus veteranos.


 

Vuelve el curso universitario y por tanto lo hacen también las novatadas, a pesar de los reiterados intentos por prohibir estas prácticas o, por al menos, concienciar sobre la trascendencia que los hechos sucedidos durante esos días pueden tener para quienes arrancan sus años de carrera o quienes empiezan a vivir en una residencia.

 

Hoy martes 6 de septiembre ya se ha podido ver a los primeros grupos de estudiantes con sus rituales de iniciación. Un calendario que dependerá de la carrera y que tendrá su culminación el jeuves 15 de septiembre. Lo habitual es ver a los estudiantes en los entornos de las facultades, pero en medio del ambiente festivo hay quien ha decidido trasladar las novatadas al centro de la ciudad.

 

De hecho esta misma tarde, en la Calle Santiago, se han concentrado varios grupos de jóvenes. Pistolas de agua, huevos y pruebas como pedir dinero a chicas o familia con los calzoncillos en la cabeza se han desarrollado en una de las arterias principales de la ciudad, entre la incredulidad de algunos y la vergüenza de otros viandantes.