Las medusas peine pueden ser los parientes vivos más cercanos a los primeros animales

Se trata de una medusa con un sistema nervioso único. 

Las medusas peine, o ctenóforos, se impulsan alrededor de los océanos usando pelos especializados, alimentándose de pequeñas presas con sus tentáculos pegajosos. "Son como alienígenas que han venido a la Tierra", dice Leonid Moroz, un neurocientífico de la Universidad de Florida en St. Augustine .

 

El genoma de la grosella espinosa del Pacífico (Pleurobrachia bachei), que Moroz y su equipo describen en Nature, se suma al misterio de los ctenóforos. La secuencia omite clases enteras de genes que se encuentran en todos los animales, incluyendo genes normalmente implicados en la inmunidad, el desarrollo y la función neural. Por esa razón, los investigadores sostienen que ctenóforos desarrollaron un sistema nervioso de forma independiente.

 

Su semejanza con las medusas les valió un lugar en el árbol de la vida como un grupo hermano de los cnidarios. Sobre la base de su sistema nervioso -que puede detectar la luz, sentir a las presas y mover la musculatura- muchos investigadores creen que se ramificaron desde el ancestro común de otros animales como las esponjas y los placozoas, ninguno de los cuales tiene un sistema nervioso. Ahora, apoyados con datos que muestran que los ctenóforos carecen de muchos genes comunes, algunos científicos sostienen que estos son los parientes vivos más cercanos a los primeros animales .

 

El equipo de Moroz argumenta que el genoma de P.bachei, junto con los datos de expresión de genes de otras ctenóforos, apoya esta teoría.Por ejemplo, los microRNAs, que regulan la expresión de genes en otros animales, están completamente ausentes en el genoma de la grosella espinosa de mar.
 
 
SISTEMA NERVIOSO

 

La mayor sorpresa, dice Moroz, fue la ausencia de muchos de los componentes estándar de un sistema nervioso. Casi todos los conocidos utilizan los mismos diez neurotransmisores primarios pero la grosella espinosa de mar parece emplear sólo uno o dos. Moroz especula que el organismo podría completar su sistema nervioso utilizando moléculas que los investigadores aún no han encontrado en esta especie , como las hormonas proteicas especializadas.

 

La singularidad del sistema nervioso de esta ctenóforo conduce a Moroz y su equipo para sostener que debe haber evolucionado de forma independiente , después de que el linaje del ctenóforo se bifurcase de otros animales hace unos 500 millones de años. "Todo el mundo piensa que este tipo de complejidad no se puede hacer dos veces", dice Moroz. "Pero este organismo sugiere que sucede".