Las llamas del descenso queman demasiado

El Real Valladolid recibe al colista Betis este sábado a partir de las 18.00 horas, con la intención de dar un golpe de autoridad sobre el descenso y alejarse de los puestos rojos.

No hay cosa más peligrosa en este mundo que acostumbrarse a algo, de manera que se haga de manera monótona y rutinaria. El sujeto en cuestión se deja llevar, sin ánimo, y lo más lógico es que su tarea termine por pesarle en exceso y termine cayendo. Precisamente eso, caer, es lo que quiere evitar el Real Valladolid, que con la excepción del partido ante el Celta hace ya algo más de dos semanas, se ha acostumbrado a no ganar partidos.

 

Apenas tres ganados en diecisiete choques, sobra decirlo, no son precisamente unos números espectaculares, pero este sábado el conjunto blanquivioleta tiene una oportunidad de oro para demostrar que está ahí, y que el descenso no es lo suyo. El Betis, herido deportiva e institucionalmente, visita Zorrilla a partir de las 18.00 horas precisamente con el mismo objetivo; dar un paso de gigante a la salvación.

 

Los andaluces, después de una temporada mágica el año pasado, se encuentran tocados de muerte en el fondo de la clasificación con tan solo diez puntos, a cinco del primero en los puestos verdes, el Pucela.

 

Al menos sobre el papel, los de Juan Ignacio Martínez tienen ventaja para llevarse los tres puntos, ya que el conjunto de Antonio Garrido –quien sustituyó al ya histórico Pepe Mel hace cosa de un mes- es el peor visitante de la categoría con tan solo un punto en ocho partidos como foráneo. Un triste empate a cero en Cornellá – El Prat es su mayor recompensa a la hora de coger el autobús.

 

Pero JIM lo dejó bien claro este jueves, confianzas ninguna. “Visto su último partido ante el Almería, no merecieron perder”, comentó el míster alicantino, dejando patente que ese será el mensaje que transmita a sus jugadores de puertas para adentro. Pese a que el Betis esté siendo apaleado en muchos casos por su propia afición debido al regular juego, no conviene confiarse.

 

Curiosamente los verdiblancos, con su mala marcha en la competición regular, siguen vivos en Europa League, donde se verán las caras en dieciseisavos de final con el Rubin Kazan ruso, y en Copa del Rey tras eliminar al Lleida, no sin sufrimiento.

 

Por su parte el Valladolid llega con varias dudas y certezas en cuanto a plantilla se refiere. El primer titubeo llega de la mano de Óscar, que después de autodescartarse el mismo jueves por la sinusitis que ha venido arrastrando toda la semana, parece que puede terminar entrando en la convocatoria que dará JIM en la mañana de este sábado. Mientras tanto, parece que Ebert, Heinz y Alcatraz están KO sin ningún tipo de opción.

 

El Betis, que hará noche en Valladolid, ha venido con Andersen, Sara, Nacho, Dídac, Chica, Steinhöfer, Paulao, Amaya, Jordi, Salva, Lolo Reyes, Nono, Verdú, Matilla, Juan Carlos, Molina, Chuli y Rubén Castro. Toda la artillería para venir a por los tres puntos que, sin duda alguna, huelen a importantes para comprar un billete a la salvación.

Noticias relacionadas