Las instalaciones de energía geotérmica inducen terremotos

Así lo demuestra un análisis de los terremotos en el área cercana al Campo Geotérmico del Mar Salton (California). Los autores afirman que podríamos ser capaces de predecir los terremotos generados por las actividades humanas.

Un análisis de los terremotos en el área alrededor del Campo Geotérmico del Mar Salton, en el sur de California, Estados Unidos, ha encontrado una fuerte correlación entre la actividad sísmica y las operaciones para la producción de energía geotérmica, que implica el bombeo de agua dentro y fuera de un depósito subterráneo.

  

"Demostramos que la tasa de terremoto en el Mar Salton sigue una combinación del volumen de líquido extraído de la planta de generación de energía y el volumen de agua residual inyectada", dijo Emily Brodsky, un geofísico de la Universidad de California, en Santa Cruz (UCSC), y autor principal del estudio, que publica este viernes la revista 'Science'.

  

"Los resultados muestran que podríamos ser capaces de predecir los terremotos generados por las actividades humanas. Para ello, tenemos que tener una gran vista del sistema y tener en cuenta tanto el agua que entra como el que sale de la tierra", dijo Brodsky, profesor de Ciencias Terrestres y Planetarias en la UCSC.

  

Brodsky y la coautora Lia Lajoie, que trabajó en el proyecto como estudiante de posgrado de la UCSC, analizaron los registros sísmicos de la región desde 1981 hasta 2012 y compararon la actividad sísmica con los datos de producción de la planta de energía geotérmica, incluidos los registros de inyección de fluido y extracción.

  

La central hace que el agua caliente de la tierra salga en forma vapor para hacer funcionar turbinas y recapturar tanta agua como sea posible para la inyección de nuevo en el suelo. Debido a las pérdidas por evaporación, se bombea de nuevo menos agua de la que se sacó, por lo que el efecto neto es la extracción de fluido.

  

Durante el periodo de las operaciones geotérmicas de bajo nivel relativo antes de 1986, la tasa de los terremotos en la región también fue baja, pero la sismicidad aumentó a medida que las operaciones se expandieron, sobre todo a partir de 2001, cuando las operaciones geotérmicas y sismicidad subieron constantemente.

  

Los científicos siguieron la variación en la extracción neta en el tiempo y la compararon con la actividad sísmica. La relación se complica porque los terremotos se agrupan naturalmente debido a las réplicas locales y puede ser difícil separar una sacudida secundaria (réplicas) de la influencia directa de las actividades humanas.

  

Por ello, los investigadores desarrollaron un método estadístico para separar las réplicas, lo que les permite medir la "tasa de fondo" de los terremotos principales a través del tiempo. "Hemos encontrado una buena correlación entre la actividad sísmica y la extracción neta de agua", dijo Brodsky, quien apuntó que ésta fue aún mejor cuando se utilizó una combinación de toda la información disponible sobre la inyección de fluido y la extracción neta.

  

"La sismicidad está siguiendo claramente los cambios en el volumen de líquido en el suelo", sentencia el principal autor del análisis. La gran mayoría de los terremotos inducidos son pequeños, siendo uno de 5,1 grados de magnitud el mayor que se produjo durante el periodo de estudio de 30 años.

  

Sin embargo, la cercana falla de San Andrés es capaz de desencadenar terremotos muy destructivos de, al menos, una magnitud de 8, añadió Brodsky, para quien la ubicación de la zona geotérmica en el extremo sur de esta falla es motivo de preocupación debido a la posibilidad de inducir un terremoto. "Es difícil trazar una línea directa desde el campo geotérmico a los efectos sobre la falla de San Andrés, pero parece plausible que puedan interactuar", afirmó este investigador.

  

En su extremo sur, la falla de San Andrés se encuentra con el Mar de Salton, y no está claro las fallas que puede haber debajo del agua. Una región sísmicamente activa conocida como la Zona Sísmica Brawley se extiende desde el extremo sur de la falla de San Andrés en el extremo norte de la falla Imperial. El Campo Geotérmico del Mar Salton, situado en el borde sureste del Mar Salton, es uno de los cuatro campos geotérmicos que operan en la zona.