Las guarderías de Mis Pollitos echan a volar en forma de franquicia

Gran acogida de la iniciativa, con interesados procedentes de diferentes puntos de España.

La respuesta recibida por el Grupo Mis Pollitos a su última iniciativa, la franquicia de su modelo de guardería, ha sido "muy satisfactoria" para Carmen Pazos, gerente de esta empresa salmantina que siete años después de idear esta nueva forma de entender los cuidados y la educación de los más pequeños se lanza a la 'conquista' de nuevos mercados a nivel nacional.

 

Casi sin proponérselo y únicamente con un breve anuncio en su perfil de Facebook, para que sus seguidores conocieran de primera mano sus nuevos planes, Mis Pollitos ha recibido decenas de llamadas de interesados en conocer las condiciones de la franquicia, la primera de estas características que surge en Castilla y León.

 

Con este nuevo paso, Carmen Pazos y su equipo ponen a disposición de los interesados toda su experiencia en la puesta en funcionamiento de establecimientos de este tipo, para ir de la mano en los tortuosos inicios, cargados de trámites burocráticos, planes de negocio, cuentas, financiación, contratación de obras...

 

La reciente experiencia, con la apertura de un nuevo centro infantil en Valladolid, ha llevado a Mis Pollitos a avanzar en la idea de que los estándares de calidad y modelo de negocio que se han aplicado con éxito en Salamanca, tienen grandes posibilidades de asentarse en otras ciudades que aún no cuentan con guarderías con las características de las de este grupo.

 

Las familias cada vez son más exigentes en la elección de un centro educativo que cubra sus expectativas y les aporte tranquilidad para poder aplicarse durante unas horas a su jornada laboral mientras sus pequeños dan sus primeros pasos en la aventura educativa.

 

En el equipo de profesionales de Mis Pollitos cada mes surgen nuevas ideas que se llevan a la práctica después de probar su eficacia, tanto en el ámbito educativo, asistencial y empresarial. Fruto de este esfuerzo, en los próximos meses verá la luz una nueva herramienta de comunicación entre los padres y las educadoras que trabajan en los centros. 

 

En palabras de Pazos, Mis Pollitos "camina constantemente hacia la excelencia", para encontrar la forma de prestar cada día un mejor servicio. Es esto lo que la empresa salmantina pretende extender a otras ciudades y en compañía de sus franquiciados, a los que ofrece la misma cercanía que ya ha conquistado a cientos de familias en la provincia de Salamanca.

 

OPORTUNIDAD LABORAL

 

En un momento de dificultades para encontrar trabajo por cuenta ajena, la oportunidad de franquiciar la marca y el modelo de Mis Pollitos puede convertirse en una buena opción de autoempleo. Pero ésta es también una opción para inversores que no estén interesados en involucrarse directamente en la gestión del centro infantil, ya que el Grupo puede hacerse cargo de ella.

 

Las proyecciones económicas realizadas por esta empresa ofrecen la posibilidad de amortizar a corto-medio plazo la inversión necesaria, que oscila en función del estado en que se encuentre el local.

 

Servicio de guardería, comedor, ludoteca, escuela de padres, proyectos bilingües y de inmersión en nuevas tecnologías, aulas integradas en colegios, actividades extraescolares y celebración de cumpleaños son algunos de los principales servicios que ofrece Mis Pollitos en sus instalaciones, que se convierten de este modo en una referencia para los niños y niñas de 0 a 3 años y sus familias.

 

El Grupo Mis Pollitos nació en 2007. Con la apertura de la guardería de La Salle se inició una andadura que le ha llevado a gestionar en la actualidad hasta ocho centros infantiles y cinco aulas integradas en colegios, entre otras instalaciones. Sus 74 empleados, la mayoría jóvenes mujeres, son la esencia de Mis Pollitos, que tiene en sus educadoras la más directa forma de trasladar su apuesta por la calidad a las familias.