Las fuerzas proconsulta cierran filas y piden hacerla el 9N, pasando por encima de quien sea

J. Vendrell (ICV) J.Rull (CDC) S. Alegret (UCE) G.Calvet (ERC)

Los cuatro partidos que apoyan la convocatoria de una consulta soberanista --CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP-- han cerrado filas este miércoles y han asegurado que debe hacerse el 9 de noviembre, con independencia de una eventual suspensión por parte del Tribunal Constitucional.

Así lo han manifestado en un coloquio en la XLVI Universitat Catalana d'Estiu (UCE) el coordinador general de CDC, Josep Rull; la diputada de ERC-Catalunya Sí en el Parlament, Gemma Calvet; el secretario general de ICV, Josep Vendrell, y el parlamentario de la CUP David Fernández.

También han coincidido en mantener su estrategia conjunta, con el objetivo de garantizar que los catalanes puedan votar el 9N, y esta exhibición de unidad ha sido el primer acto público donde representantes de CiU y ERC han evidenciado su voluntad de sumar tras la polémica después de que la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega (UDC), abriese la puerta a la posibilidad de retrasar la consulta.

Según Rull, los ciudadanos deben tener claro que el éxito del 9N pasa por llenar las calles de Barcelona durante la próxima Diada, por lo que ha hecho un llamamiento a la movilización para lanzar un mensaje al Gobierno central y al mundo entero.

"Tendremos urnas el 9 de noviembre", ha augurado Rull, que ha destacado que el soberanismo ha acertado a la hora de plantear la consulta como un derecho vinculado al buen funcionamiento del sistema democrático.

Calvet ha instado al resto de partidos a no monopolizar el proceso soberanista y a tener claro que se trata de un movimiento "transversal, plural ideológicamente", y también ha lanzado un mensaje a los ciudadanos independentistas: deben resistir pese a cualquier adversidad.

"La consulta se hará. Sí o sí", ha resaltado la diputada republicana, que aunque ha dicho que no hay que avanzarse al escenario de una suspensión de la votación por parte del TC porque aún no se ha producido, los partidos deben tener claro que la secesión es una demanda que viene de las bases y que la solución no pasa por un pacto en los despachos.

Fernández ha pronosticado que el camino hacia la consulta no tiene marcha atrás: "También decían que no se prohibiría la mili y 40.000 insumisos lo logramos" a mediados de los años 90.

INDEPENDENTISTAS Y MÁS ALLÁ

Vendrell ha instado a todos los partidos políticos que apoyan la consulta a tener claro que el proceso soberanista "no es sólo para independentistas", y ha recordado que en Cataluña hay muchos ciudadanos que no desean la ruptura con el resto de España pero que son partidarios de votar.

En cualquier caso, lo que está claro es que una gran mayoría de catalanes ven insuficiente el modelo actual, y ha puesto en valor que tanto IU como Los Verdes europeos hayan apoyado la convocatoria de una consulta.