Las farmacéuticas: ¿mentira o verdad?

"No hay cura sin medicamentos". Toda visita al médico termina con pastillas, jarabes, inyecciones o algún otro medicamento. En algunos casos nos vemos obligados a comprar productos que en realidad "NO" necesitamos.

La industria farmacéutica se nutre de los distintos sistemas de salud, algunos públicos, otros privados, para obtener unos beneficios, una industria que necesita vender para generar nuevos productos y poder seguir vendiendolos en un futuro.

 

                                    

 

No nos podemos imaginar la influencia que tienen las farmaceuticas, son elas las que deciden qué curas inventar, a quién curar y cuánto te costará tu salud y bienestar.

 

El papel que juegan los medicos es de intermediarios entre la industria farmacéutica y el propio paciente, ven la realidad distorsionada y en ocasiones podrían estar comprados o patrocinados por las propias farmacéuticas.

 

ERRORES FARMACÉUTICOS

 

Uno de los problemas, quizás el más grande, es que los medicamentos son probados por las mismas farmacéuticas, son ellas las que necesitan vender, por lo que realizan "malos" ensayos clínicos, omitiendo datos, mostrando públicamente sólo los resultados positivos, probando el fármaco en personas sanas que en realidad no permiten dar un resultado o un punto de vista real sobre el nuevo medicamento.

                                        

Así se exageran los "poderes" de cura del medicamento y se encubren los efectos adversos que pueden ser potenciados por la ingesta del mismo. Está claro que los resultados son poco favorables y que son fácilmente ocultados a médicos y paciente, pero lo que no es aceptable es que a sabiendas de estos "malos" resultados, exista una mínima transparencia que rompe las normas básicas de la ciencia y desperdicia recursos científicos además de un coste económico más que suficiente.

 

RETIRADA DE MEDICAMENTOS DEL MERCADO

 

Productos Sanitarios como Sintrom, Acuvue y Junifen han sido retirados del mercado por problemas en análisis de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, quienes han obtenido diagnósticos que no se contemplaban en el prospecto.

                                     

Es cierto que se ha dado el mensaje a los usuarios de que si tenían en posesión uno de estos medicamentos con un número de lote concreto podían llevarlo a la farmacia para su devolución, pero ¿qué pasa con los efectos adversos?¿nos recetarán otro medicament para paliarlos?

 

Otro ejemplo es la peticion que ha hecho la Agencia Europea del Medicamento pidiendo la retirada del Myolastan tras obtener resultados que provocan reacciones cutáneas graves que van desde el llamado síndrome de Stevens Jhonson, un eritema grave que afecta a la piel y a las mucosas, causando vesículas, úlceras y otras lesiones, además de necrosis tóxica epidérmica que puede generar hasta la pérdida del 10% al 30% de la epidermis junto con la aparición de ampollas y otros síntomas como fiebre, dolor articuloar y reacciones dermatológicas múltiples.

 

EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS

 

¿A quién realizan los ensayos clínicos?, en su mayoría se hacen en presos o indigentes o directamente no se hacen como en el caso de los niños. Como si de "conejillos de indias" se tratara estas personas son "usadas" para obtener unos resultados que como hemos visto en muchos casos son erroneos y puede perjudicar su salud al tratarse en la mayoría de los casos de personas sanas.

                                                      

Otro problema es la rapidez con la que se realizan los ensayos sin tener en cuenta enfermedades como diabetes, hipertensión en pacientes que participan en los ensayos.

                                             

Es frecuente la creación de nuevos fármacos con precios más elevados que su sutituto y con avances terapéuticos practicamente escasos o nulos. El marketing también esta presente en los fármacos, hasta tal punto que desestabi,iza los procesos de desarrollo de los medicamentos.

 

LA SOLUCIÓN ES ... ¿                   ?

 

Se puede exigir que las farmacéuticas incrementen la seguridad a partir de u aumento del nivel de ensayos previos a la salida de un fármaco y también elevar la transparencia mejorando las vías de comunicación.

 

                                      

 

Otro error a corregir es la existencia de fármacos duplicados, es decir, medicamentos que son duplicados por distintas farmacéuticas y que los hacen iguales y con la misma composición y efectos.

 

No debemos olvidar, a pesar de todo, que gracias a las farmacéuticas hemos mejorado y solucionado muchos problemas de salud, como por ejemplo el SIDA, que ha pasado de ser mortal a una enfermedad crónica.