Las elecciones a la presidencia de la CVE no serán hasta después de Navidad

Ángela de Miguel. ALBERTO MINGUEZA

Ángela de Miguel, máxima mandataria en funciones tras la renuncia de José Antonio de Pedro, ha confirmado que los plazos marcados impiden que se hagan tan pronto.

La presidenta en funciones de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel, ha reconocido este martes que las elecciones en la patronal provincial no podrán celebrarse antes de Navidad como pretendía inicialmente debido a los plazos establecidos, a pesar de lo cual ha mantenido su apuesta por agilizar el proceso al máximo para "evitar la interinidad".

 

Durante la inauguración de la V Semana de las Redes Sociales y la Comunicación que organiza CVE en colaboración con Fundación Vodafone, De Miguel ha aclarado que el proceso se abrirá formalmente el próximo 1 de diciembre, en una Junta que deberá decidir la fecha de los comicios.

 

En este sentido, ha aclarado que en tanto no se abra dicho proceso, no conocerá si tiene o no rival en su aspiración a la Presidencia, después de que la pasada semana anunciara su intención de concurrir al proceso para sustituir a José Antonio de Pedro, el cual renunció debido a la situación de "agotamiento personal" que acumuló.

 

Así, De Miguel ha reconocido que siente algo de "miedo" a sufrir una situación de agotamiento similar, motivo por el cual tratará de dosificarse más que De Pedro, algo factible gracias a que "gran parte del trabajo más duro ya lo ha hecho José Antonio". "Ese desgaste ha dado su fruto", ha apuntado la presidenta en funciones en declaraciones recogidas por Europa Press.

 

En cualquier caso, Ángela de Miguel ha confirmado que el funcionamiento de la CVE no se verá alterado en el corto plazo por la situación de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), dado que las cuentas de la patronal provincial están "saneadas" y cuentan con "recursos", al tiempo que ha subrayado que la vinculación económica "no es tanta como parece".