'Las Edades del Hombre' CyL se ha posicionado en el mundo en cuanto a difusión del patrimonio

El director general de Patrimonio Cultura de Castilla y León, Enrique Saiz, se ha felicitado hoy de que las sucesivas ediciones de 'Las Edades del Hombre', en total diecisiete, dos de ellas de ámbito internacional, como las desarrolladas en Nueva York y Amberes, han sido visitadas por cerca de once millones de personas y, sobre todo, han servido para posicionar a la Comunidad en el mundo a la hora de "innovar en materia de difusión" de su riqueza patrimonial.

 En el marco de la jornada 'Las Edades del Hombre. Veinticinco años constituyendo identidad', que ha tenido por escenario el Salón de Actos de Caja España-Duero, en Valladolid, Saiz ha aprovechado para incidir en que por encima del éxito obtenido en las distintas ediciones, el modelo implantado ha modificado el modo de conocer el arte sacro y ha dado lugar a una metodología posteriormente imitada en otras partes de España, como Galicia o Valencia, y fuera de España.

 

   El responsable de la Junta, en declaraciones recogidas por Europa Press, se refería así a que "se trata de una nueva mirada en la que no importan tanto autores, épocas y estilos sino el mensaje, que en el fondo es la esencia misma del arte".

 

NO SOLO UN "TESORO ESCONDIDO"

 

   Por ello, Saiz entiende que tras veinticinco años de historia de 'Las Edades del Hombre' es preciso tomar impulso para seguir planteando que Castilla y León no sólo debe estar orgullosa de su patrimonio cultural, sino también por haber innovado metodologías en lo que respecta a su conocimiento y difusión al objeto de que "no sólo sea un tesoro escondido sino de que genere también riqueza", de ahí el compromiso de la Junta, tal y como ha asegurado, de seguir respaldando económicamente una "marca cultural que ya todos sienten como propia" y en la que hasta la fecha ha invertido más de once millones de euros.

 

   En la misma línea, el secretario general de la Fundación Las Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez Sánchez, ha destacado el impacto económico de las sucesivas ediciones, multiplicando por dos la inversión realizada en su organización, al tiempo que han permitido "ahondar en el patrimonio histórico de Castilla y León, así como en su hecho cultural y religioso".

 

   Jiménez considera además que las "señas de identidad" siguen presentes en la organización de este evento, ya que desde el principio los impulsores se marcaron como objetivo realizar una "reflexión en torno a la fe de aquellos que crearon estas obras de arte y la situación actual", es decir, "la construcción de una catequesis" y al mismo tiempo una intervención en el propio patrimonio, algo que se ha conseguido con creces--ha indicado--gracias a la exposición de más de cuatro mil piezas, el cincuenta por ciento de las cuales ha sido objeto de restauración.

 

PROBLEMA DE COMUNICACIÓN

 

   El secretario de la Fundación, quien, al igual que el vicario general del Arzobispado de Valladolid, Luis Argüello García; el director de El Norte de Castilla, Carlos Aganzo, y la profesoras de la UVA, Clementina Julia Ara Gil, ha participado en el acto inaugural de la jornada, ha reconocido no obstante que entre los aspectos a corregir se encuentra la política de comunicación, fundamentalmente en lo concerniente a la difusión en redes sociales, algo que considera que se ha logrado ya en la recién acaba edición de 'Credo', en Arévalo (Ávila), y que espera que mejore en futuras ediciones.

 

   Y es que Gonzalo Jiménez considera que el futuro de 'Las Edades del Hombre' se encuentra más que garantizado gracias al interés mostrado por numerosas ciudades de dentro y fuera de Castilla y León por ser sede de nuevas ediciones pero, fundamentalmente, debido al ingente patrimonio existente en la Comunidad que aún no se ha dado a conocer y por el apoyo institucional ofrecido por la Junta, "que ha brindado desde el principio y que seguirá prestando".

 

   En este futuro más inmediato, el secretario la recordado que para 2015 se ha programado una nueva edición con doble sede, en Ávila y Alba de Tormes (Salamanca), con motivo del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.