Las chicas del waterpolo son de oro

La selección española femenina de waterpolo se proclamó campeona del mundo por primera vez en su historia al ganar en la final de los 15os Mundiales de natación de Barcelona a Australia (6-8)

Fueron superiores en todo momento, no temblaron ante la mayor fuerza de Australia, ni mostraron cansancio alguno por los esfuerzos realizados ante Estados Unidos, donde se tomaron la revancha de la final olímpica, ni ante Hungría, en una semifinal en que tuvieron que remontar al final un 9-12 en contra. Estas chicas, 'guerreras' bañadas ya en oro, han visto como la justicia deportiva les retaba el mayor honor posible. "Sí se pudo" fue el grito final en las Picornell.

 

Nada más acabar el partido las chicas se tiraron a la piscina llevándose con ellas a Miki Oca y al resto del equipo técnico, celebrando con alegría algo por lo que habían luchado mucho. Público en pie, con ganas de fiesta, ésta continuó con las anfitrionas y ya campeonas bailando al ritmo del 'Gangnam Style' del rapero coreano Psy, acto previo a recoger sus metales y Xops, la mascota de esta cita catalana.

 

España comenzó muy bien el partido. Llegaban avisadas, preparadas y dispuestas a ganar, y salieron a conquistar el oro haciendo lo que de ellas se esperaba. Quizá Australia sea más fuerte y poderosa físicamente, pero las españolas respondieron con agilidad, táctica, y sobre todo un ritmo imponente para hacer mover y desgastar a sus rivales.

 

Llevaron la iniciativa desde el primer gol, obra de Maica García en superioridad numérica después de que ella misma provocara la exclusión. Y es que como ante Hungría en semifinales, España aprovechó bien el juego de las boyas, metiendo balones dentro de una defensa demasiado abierta, y cuando no llegaba el gol llegaba la exclusión 'aussie'. Además, un acierto inicial total en las cuatro primeras superioridades permitió poner el 2-4 en el marcador.

 

Con esta diferencia relativamente cómoda, las de Miki Oca se asentaron en el partido y tomaron las riendas, atacando rápido cuando podían y gestionando también el tiempo, mientras que atrás la gran Laura Ester empezó a sembrar las semillas del que sería otro gran partido para ella, clave como ha sido en toda esta fase de cruces.

Si una clave para ganar el oro era ser rápidas y creativas, otra era mantener una gran defensa, y lo lograron con creces. Con ayudas constantes, férreas pese a ser más pequeñas, las 'guerreras' siguieron mostrando el carácter que les llevó a ser plata olímpica y que las ha traído aquí, a unas Bernat Picornell cuya grada, llena, fue la octava jugadora.

 

Espar como artista, Pareja como matadora, Blas efectiva y Laura de nuevo siendo 'Súper' López, así poco se podía escapar el oro. Además, incluso la suerte parecía favorecer como cuando Roser Tarragó lanzó desde lejísimos, parecía forzado pero se la tragó Wakefield, que la introdujo en su propia portería. Acto seguido, Ester volvió a volar para propiciar un aparentemente cómodo 3-5 al descanso.

 

Por si acaso, la capitana Pareja volvió a ganar el sprint inicial por la posesión tras la reanudación y pronto llegó el 3-6, con un derechazo increíble de Laura López. Eso sí, se cerró el grifo en cuanto a aprovechar las superioridades y ello permitió que Australia, que fue incrementando su presión y apariciones ofensivas, siguiera dentro de la lucha por el oro.

 

Jugando con los dos y tres goles de diferencia a favor, era de esperar que a Australia le entraran las prisas, y que los nervios estuvieran a flor de piel. El entrenador australiano, Greg McFadden, fue expulsado y tres de sus 'canguras' también, aunque la tensión tampoco escapó de un banquillo español en que uno de los ayudantes de Oca también tuvo que ver el final del partido desde la televisión.

 

Y vaya final que hubo. Laura Ester, no contenta con el pedazo de Mundial que se estaba marcando, quiso tener todo el protagonismo con unas paradas de mérito que bien valieron el oro. Australia, la selección más goleadora, apretó el gas y se fue arriba, pero la 'pajarito' voló más alto que nunca para detener un penalti, con 5-8 en el marcador, y tres disparos potentísimos para que el marcador no se moviera de ahí. España no solo llegó a su primera final mundialista sino que la ganó, se cuelga el metal más preciado y convierte a estas chicas en 'guerreras de oro'.

Ficha técnica

 

-RESULTADO: AUSTRALIA, 6 - ESPAÑA, 8 (3-5, al descanso)

 

Equipos:

 

AUSTRALIA: Wakefield (p); Buckling (-), Lincoln-Smith (1), Webster (1), McGhie (1), Southern (1), Zagame (-) --siete inicial--; Appel (-), Bishop (1), Knox (-), Arancini (1), Gofers (-).

 

ESPAÑA: Ester (p); Espar (-), Ortiz (-), Pareja (2), Peña (-), García (2), López (2) --siete inicial--; Bach (-), Tarragó (1), Miranda (-), Blas (1), Meseguer (-).

 

-PARCIALES: 1-2, 2-3, 1-1 y 2-2.

 

-ÁRBITROS: Radoslaw Koryzna (POL) y Axel Bender (ALE). Eliminaron a Webster, Buckling y Southern en Australia y a Matilde Ortiz en España.

 

-PISCINA: Bernat Picornell, lleno.