Las cámaras sí recogen movimientos de Sergio Marcos Paunero y su tasa de alcohol no era exagerada

El operativo montado para rescatar el cadáver de Sergio Marcos Paunero. JORGE IGLESIAS

En contra de lo conocido inicialmente, las grabaciones sí recogen los movimientos de Paunero después de salir del bar El Escondite. Su aparición en el Canal de Castilla de Valladolid sigue llena de dudas. 

Se había especulado con diferentes cuestiones conocidas alrededor de la aparición del cadáver de Sergio Marcos Paunero, el joven vallisoletano encontrado muerto en el Canal de Castilla. Una de ellas es la cantidad de dinero que llevaba cuando fue hallado; una cantidad aproximada de 400 euros sobre la que se especuló en diferentes versiones. 

 

Según fuentes cercanas al caso consultadas por TRIBUNA VALLADOLID, ese dinero tenía dos procedencias perfectamente contrastables. Por un lado, un premio de una lotería que Sergio jugaba junto a un grupo de amigos y compañeros. Por otro, la recaudación en metálico de la empresa en la que trabajaba como contable de manera estable desde hace años, con la simple explicación de que el último empleado que está en la oficina antes del cierre se lleva el dinero para no dejar nada en el despacho. Todos estos datos son conocidos por la investigación policial, que no ha dado apenas importancia al detalle de portar dicha cantidad.

 

Otra cuestión importante está en las imágenes que sí recogieron diferentes cámaras de seguridad del entorno de la calle Tirso de Molina, donde se encuentra el bar Escondite al que asistió a una fiesta junto con sus amigos la última noche en la que fue visto con vida. Hay grabaciones en las que se reconoce perfectamente a Sergio.

 

De su comportamiento en las imágenes se aprecia también lo que luego han reflejado los análisis posteriores. Sergio hubiera dado positivo en un control de alcoholemia al volante pero la tasa no era exagerada como para alterar su comportamiento en una hipótesis de que pudiera haberse desorientado y diirigirse hacia la zona del Canal, en una dirección completamente opuesta a su domicilio en Las Flores.

 

La investigación sigue su curso intentando dar respuestas a una familia destrozada que había pasado hace años por el trance de perder a otro hijo. Todavía no se han conocido los datos de la autopsia que pueden revelar cuánto tiempo llevaba Sergio fallecido. La policía prosigue con sus indagaciones acumulando información que pueda llevar a esclarecer esta muerte, coindicente en los tiempos con otro cadáver encontrado días atrás en el río Pisuerga y que en principio, por las fechas, se asimiló al joven vallisoletano que apareció en el Canal. 

Noticias relacionadas