Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Las calles de Madrid 'piden' la dimisión de Mariano Rajoy

Bajo el lema 'Barbacoa de chorizos en las sedes del PP', los manifestantes han protestado durante cuatro horas frente al edificio de la calle Génova que alberga la sede nacional del PP.

Más de un millar de personas han secundado en Madrid un acto de protesta para exigir la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por la supuesta financiación ilegal del PP en el marco de una convocatoria a nivel nacional frente a las sedes del PP.

  

Bajo el lema 'Barbacoa de chorizos en las sedes del PP', los manifestantes han protestado durante cuatro horas frente al edificio de la calle Génova que alberga la sede nacional del PP y durante un recorrido por las calles del centro de la capital al grito de 'Gobierno, dimisión, por corrupto y por ladrón'.

  

El acto de protesta, que arrancó a las ocho de la tarde frente a la sede del PP de la calle Génova, ha congregado a un número mayor de personas que en las últimas ocasiones, cuando ya habían salido a la luz los denominados 'papeles de Bárcenas'. Como ya ha ocurrido anteriormente, la madrileña Puerta del Sol fue el punto y final de la marcha poco después de la medianoche.

  

La presencia policial frente a la sede el PP en Génova 13, blindada por unos 25 furgones policiales y un centenar de agentes y cerrada al tráfico durante la protesta, y unos incidentes aislados en la zona de la plaza de Cibeles han marcado un acto que ha transcurrido en un ambiente festivo marcado por las denuncias de la corrupción política y las peticiones de dimisión al Ejecutivo de Mariano Rajoy.

  

Pancartas con lemas como 'Robo y corrupción, Marca España' y la palabra 'No' han reinado en un acto de protesta en el que se han lanzado gritos de 'Gobierno, dimisión, por corrupto y por ladrón', 'Rajoy y Cospedal, a Solo del Real' o 'No hay tanto pan para tanto chorizo'. También se han podido ver a varias personas denunciando el "fraude" de las preferentes en Bankia.

 

GÉNOVA, BLINDADA

  

El fuerte dispositivo desplegado en la sede nacional del PP en Madrid, con una calle Génova cerrada al paso de vehículos y peatones, ha obligado a los manifestantes a dividirse en dos grandes grupos, situados unos en la zona más próxima a Colón y otros en las proximidades de Alonso Martínez.

  

Precisamente ha sido en este lugar donde el número de congregados ha alcanzo un máximo de más de un millar de personas que han coreado frente a la sede del PP 'Ahí está la cueva de Alí Babá'. Pese a la presencia policial, no se han registrado incidentes más allá del lanzamiento de rollos de papel higiénico contra los agentes.

  

Tras hora y media de protesta frente a la sede nacional del PP, los congregados han iniciado una marcha por las calles del centro de la capital para finalizar poco después de la medianoche en la céntrica Puerta del Sol.

 

CORTES DE TRÁFICO E INTERVENCIÓN POLICIAL EN CIBELES

  

Durante la marcha por las calles de la capital, grupos de manifestantes han interrumpido la circulación rodada en la Gran Vía madrileña, entre Fuencarral y Cibeles, y en determinados puntos de la calle Alcalá. Precisamente un incidente relacionado por el tráfico ha provocado la intervención de la Policía en la zona de Cibeles.

  

El incidente ha tenido lugar minutos después de las once de la noche en la zona próxima al edificio de Correos cuando el conductor de un vehículo pretendía cruzar por un paso de peatones para evitar a los manifestantes, que han comenzado a increparle y se han encarado con él por su negativa a detener el coche.

  

Los agentes antidisturbios han acudido rápidamente al lugar y han empujado a algunos de los manifestantes congregados, lo que ha hecho que estos respondieran con insultos. Finalmente, los policías han hecho uso de sus porras contra los congregados y han golpeado a algunas personas.

  

Así, un chico ha recibido un golpe por parte de la Policía y ha caído al suelo, momento en el que ha agarrado a uno de los agentes, que ha seguido durante breves segundos golpeando al joven tendido en la calzada.

  

Esto ha provocado la indignación de los manifestantes, que han comenzado a lanzar botellas y latas contra los agentes y a insultar a la Policía. Finalmente, el joven, que presentaba una herida en la cabeza, se ha levantado y se ha dirigido al puesto del Samur-Protección Civil para que le curasen.

  

No obstante, como los manifestantes han seguido profiriendo insultos y gritos contra la Policía con más intensidad, el chico herido se ha dado la vuelta y, colocándose entre los participantes en la protesta y los agentes, ha hecho un llamamiento a la calma.

  

Así, ha instado a los manifestantes a mantener la tranquilidad y les ha recordado que los agentes de la Policía solo cumplen órdenes y no son los culpables de lo que pasa en el país.

  

Asimismo, se han registrado alguna discusión entre periodistas y agentes de la Policía Nacional que finalmente no ha llegado a mayores. Los manifestantes dieron por concluido el acto de protesta pasada la medianoche en la madrileña Puerta del Sol, aunque medio centenar de personas permanecía en el lugar bajo la vigilancia de varios furgones policiales.

  

Los servicios sanitarios del Samur-Protección Civil han atendido a un total de once personas, seis de ellas agentes de la Policía, debido a contusiones de carácter leve, según informaron a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid.

  

Se trata de cinco agentes de la Policía Nacional, un agente de la Policía Municipal y seis manifestantes que presentaban contusiones leves. De ellos, un policía local y un policía nacional acudieron a la mutua por su propio pie, mientras que un manifestante tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico por una contusión en un hombro para revisión radiológica.