Las cajas nido con rapaces para erradicar los topillos, buenos resultados para la Junta

La abundancia de precipitación podría acarrear consecuencias positivas que "se han cumplido".

La Consejería de Agricultura ha considerado "muy esperanzadores" los resultados obtenidos en la zona oeste de Tierra de Campos fruto de la instalación de cajas nido con aves rapaces para luchar contra los topillos.

  

Así lo ha puesto de manifiesto el catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de León (ULE) Elías Rodríguez, quien tras una nueva reunión del Comité Científico de Lucha contra Plagas Agrícolas de Castilla y León, ha explicado que se sigue con "muchísima atención" la evolución de los topillos en algunos núcleos "particulares" como la zona de Campos oeste, donde la disposición de estas cajas con rapaces está aportando una información "muy interesante".

  

Rodríguez, quien ha matizado que los resultados, en cualquier caso, no se podrán valorar hasta el final de la campaña, los ha vinculado con la disposición de cajas nido con aves rapaces fruto de la colaboración que en determinadas zonas mantiene la Consejería de Agricultura con otras entidades, entre ellas grupos conservacionistas como Grefa, o con instituciones como la Universidad de Valladolid (UVA).

  

"Los datos son muy esperanzadores y creemos que se dispone de una herramienta a la que no se va a renunciar ni en el presente ni en el futuro para colaborar en la lucha de esta especie invasora", ha aseverado.

  

Rodríguez se ha referido también a los "presagios" lanzados en la última reunión a propósito del régimen de lluvias, que no permitía la aplicación de rodenticida aunque, por otro lado, la abundancia de precipitación podría acarrear consecuencias positivas que "se han cumplido" en la zona de "mayor preocupación": el cinturón sur de la Comunidad (Ávila, Segovia y parte de Salamanca).

  

Rodríguez ha explicado, por otro lado, que el Comité Científico, enmarcado en el Plan Director de Lucha contra Plagas, se ha constituido "con plenitud" tras la incorporación de José Carlos Pena, profesor de Biología de la ULE; una investigadora del CSIC procedente del Instituto de Recursos Cinegéticos de Castilla-La Mancha y un profesor de la Universidad de Lleida.