Las autopistas cierran 2013 con un tráfico similar al de los noventa

La AP-51 Ávila-Villacastín fue una de las únicas cuatro que no registaron pérdidas.

La red de autopistas de peaje concluirá 2013 con una media de 16.000 usuarios diarios, lo que supone un descenso del 3,6% respecto al ejercicio anterior, que retrotrae el volumen de tráfico de estas vías a niveles similares a los de finales de década de los noventa.

 

   Las autopistas encadenarán así siete ejercicios consecutivos de pérdida de usuarios en los que acumulan una contracción del 33% desde el máximo de 23.900 vehículos diarios que registraron en 2006.

 

   En estos años, la red de vías de pago ha crecido en un 7,4%, con la puesta en servicio de 177 nuevos kilómetros, de forma que actualmente presenta una longitud de 2.560 kilómetros.

 

   A cierre del pasado mes de noviembre esta red de autopistas presentaba una intensidad media diaria de 16.073 usuarios, un 5,21% menos que un año antes, según la estadística del Ministerio de Fomento que recoge Europa Press. En caso de que durante este mes de diciembre se haya mantenido la misma tendencia, las vías de pago concluirán el ejercicio con el referido mínimo de unos 16.000 usuarios al día.

 

   En este contexto el próximo 1 de enero se hará efectiva la subida del 1,85% del precio del peaje de todas las autopistas que dependen de la Administración General del Estado.

 

   En cuanto a la evolución de los tráficos, fuentes del sector atribuyen la caída al descenso de la movilidad derivado de la crisis y a la mejora en las condiciones de circulación por las vías libres de pago directo. No obstante, detectan en los últimos meses una tendencia a la ralentización de las disminuciones que apunta a una posible estabilización en 2014.

 

   Por el momento, al cierre del pasado mes de noviembre, todas las autopistas registraban pérdida de usuarios salvo cuatro: dos tramos de la AP-7 (Montmeló-La Junquera y Alicante-Cartagena), la AP-51 Ávila-Villacastín y la AP-53 Santiago-Alto de Santo Domingo.

 

VIAS EN QUIEBRA.

 

   Del lado de las caídas, las más acusadas en lo que va de 2013 se localizan en las diez vías que actualmente están en riesgo de quiebra y que son susceptibles de conformar la nueva sociedad pública de autopistas.

 

   En concreto, la AP-41 Madrid-Toledo contabilizó una media de 962 usuarios diarios en los once primeros meses del año, un 35,4% menos que en 2012, mientras que la radial R-2 Madrid-Guadalajara sumó 4.600 vehículos al día, un 23,7% menos.

 

   La R-3 Madrid-Arganda registró 9.475 tránsitos diarios, un 8,8% menos, la R-5 Madrid-Navalcarnero 6.742 vehículos (-16,6%) y la R-4 Madrid-Ocaña, 4.729 (-15,8%).

 

   Asimismo, la autopista Eje Aeropuerto, que une Madrid y Barajas, redujo un 2,5% el número de usuarios medios diarios en los once primeros meses, hasta 17.985, la AP-36 Ocaña-La Roda un 10,3% (2.876 vehículos al día), la AP-7 Cartagena-Vera un 4,7% (2.832 vehículos) y la Circunvalación de Alicante, un 7,6% (5.428 usuarios).

 

   Estas vías están en su mayor parte en concurso de acreedores ante los desequilibrios ocasionados por las caídas de los tráficos y los sobrecostes de las expropiaciones.

 

   Para solventar sus problemas y evitar asumir la responsabilidad patrimonial de las autopistas, el Ministerio de Fomento prevé integrarlas en una sociedad pública que controlará el 80%. El 20% de su capital se repartirá entre las empresas actualmente concesionarias de las autopistas.