Las aspas de la energía eólica se atascan en Valladolid

Parque eólico en Castromonte, Valladolid. RICARDO MELGAR

El año pasado no se invirtió un solo euro en creación de nueva potencia eólica, de manera que Valladolid es la séptima provincia de la Comunidad en parques eólicos y en producción de energía.

POTENCIA EÓLICA ANUAL EN CASTILLA Y LEÓN

 

1. Burgos. 1846’8 megavatios, 70 parques.

 

2. Soria. 1178’1 megavatios, 40 parques.

 

3. Palencia. 762’1 megavatios, 40 parques.

 

4. Zamora. 568’9 megavatios, 30 parques.

 

5. León. 440’5 megavatios, 18 parques.

 

6. Ávila. 260’6 megavatios, 16 parques.

 

7. Valladolid. 257’8 megavatios, 7 parques.

 

8. Salamanca. 179’1 megavatios, 6 parques.

 

9. Segovia. 62’1 megavatios, 3 parques.

 

Total, 5.556 megavatios y 230 parques.

Lo ha dicho y comentado siempre en voz alta el alcalde Javier León de la Riva en repetidas ocasiones. Valladolid es una ciudad limpia, sostenible y sus ciudadanos respiran uno de los aires más limpios de toda España, pero por lo visto este aire ya no sirve para tanto en cuanto a producción energética se refiere. Y es que el año pasado, en 2014, no se invirtió un solo euro para la producción de nueva potencia eólica en toda la provincia, algo que va de la mano con Castilla y León al completo. Después de quince años seguidos de grandes desembolsos en toda la región, con algo más de 7.500 millones, la cosa parece haberse detenido.

 

Pero no solo eso, no se trata simplemente de que la Comunidad se haya atascado, sino que la mala noticia para los vallisoletanos llega al conocerse que la provincia es de las que menos aportan en este sentido. La región, a día de hoy y de manera registrada, genera una cantidad energética de 5.556 megavatios de potencia al año, gracias a 230 parques o estaciones eólicas. ¿Adivina cuántos hay en Valladolid? Apenas siete que producen 257’8 megavatios, cifra que no llega al 5% del total.

 

Y sin inversión, claro, es imposible que estos números se incrementen. Valladolid es la séptima provincia en producción, solo por delante de Segovia y Salamanca, de toda Castilla y León con sus nombrados siete parques. Burgos, con 70 estaciones y 1846’8 megavatios anuales, lidera la clasificación.

 

SIETE PARQUES

 

¿Pero por qué este corte de inversión, sabiendo que Castilla y León es de las Comunidades que más energía eólica mueve de toda España? Los cambios de regulación han tenido mucho que ver, además de pocas ayudas del Ejecutivo en este sentido. Desde la Asociación de Promotores Eólicos de Castilla y León, Apecyl, ya han dejado caer que es el momento de dar una vuelta de tuerca.

 

Los siete parques de Valladolid –con un total de 146 aerogeneradores situados en Castromonte, Torrelobatón, La Mudarra, San Pelayo, Torrecilla de la Torre, Medina del Campo y Peñaflor de Hornija, siendo este último municipio el más prolífico- acumulan ya varios años de instalación y poca progresión, lo que viene a demostrar que la apuesta no termina de ser fuerte.

 

Y, pasando a un conocido caso de la ciudad, en boca de todos han estado y están los molinos del Puente de Isabel La Católica, los cuales tomaron lugar a mediados de 2011 llegados desde Japón y con un coste de 10’8 millones de euros más IVA. Muchas han sido las críticas de la oposición en el Ayuntamiento, casi siempre encabezadas por el PSOE, que han hecho ver los continuos calambrazos que se llevaban los transeúntes al cruzar y tras tocar la estructura metálica.

 

No solo eso. Estos aerogeneradores han supuesto varios inconvenientes en forma de cortes de tráfico y de tránsito peatonal solo en el último año. A finales de enero de 2014 un molino amenazó con caerse y hubo que reforzar su anclaje, misma situación que se dio al término de marzo con otros postes hermanos y que hicieron que el Puente estuviera vetado algunos días. Está claro que Valladolid, tanto en la ciudad como en la provincia, todavía tiene mucho que aprender en cuanto a energía eólica se refiere.