Larsson y Víctor Pérez ya están recuperados y a disposición de Djukic

El delantero sueco considera que ya está preparado para volver al equipo, mientras que el manchego es cauto y prefiere esperar hasta el último día para ver si está en las mejores condiciones para jugar.

Día de entrenamiento del Real Valladolid en los campos anexos. Dejando a un lado la mala noticia de la lesión de Ebert, lo positivo es la vuelta de dos jugadores que estaban rindiendo muy bien en el equipo hasta el momento de sus respectivas lesiones. Hablamos de Daniel Larsson y de Víctor Pérez.

 

El sueco, ausente desde el partido frente al Málaga por una rotura de fibras, asegura estar bien. “Estoy recuperado. Sí puedo jugar, lo que no sé es sin todo el partido, eso hay que verlo”. La posición natural de Larsson es la de media punta o la de nueve, aunque en el Real Valladolid ha jugado habitualmente por la banda derecha. “Siempre he dicho que prefiero jugar por el centro, pero en la banda también me encuentro bien”. Por otro lado, respecto al partido frente al Valencia de esta jornada, dice que “es un equipo muy difícil y que tenemos que jugar bien porque necesitamos los puntos”.

 

El otro hombre del día es Víctor Pérez, recuperado de la fractura de peroné que sufrió el pasado 5 de enero. El jugador manchego ha trabajado muy bien en el entrenamiento de esta mañana, demostrando mucha seguridad sobre el campo. Y lo ha hecho un mes antes del tiempo de recuperación previsto por los médicos, que era de cuatro meses.

Se han adelantado los plazos. Me falta un poco, pero estoy contento. Las sensaciones son buenas y también el nivel. Hasta el final de la semana no se sabe si podré jugar, pero las cosas marchan bien”.

 

Preguntado por la situación del equipo, que está pasando por un mal momento, el de Albacete es muy claro. “Hay que recuperar lo que nos ha traído hasta aquí, el espíritu del equipo. La solidez defensiva nos ha permitido sacar muchos puntos. Tenemos que recuperar sensaciones”. Tanto en el vestuario como en la calle, se ha echado de menos a Víctor Pérez, lo que él agradece profundamente. “Es bonito que se te eche de menos cuando las cosas no salen bien, pero antes las cosas también se estaban haciendo bien. La situación no es buena, pero no hay nervios en el vestuario”.

 

Preguntado por las declaraciones del entrenador después del partido frente al Osasuna, el centrocampista le da la razón. “Son normales porque se estaban perdiendo los valores que no han llevado hasta aquí”.