Lamenta que se tenga que "exportar personas" formadas con acuerdos como el que llevará a 5.000 jóvenes a Alemania

Considerado que ese acuerdo anunciado por las ministras de Empleo de España y Alemania la pasada semana será "un gran programa" para el país germano.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Joan Rosell, ha considerado este martes que "es una pena" que España tenga que hacer "exportaciones de personas" como la que propicia el acuerdo alcanzado la pasada semana entre el Gobierno español y el de Alemania que propiciaría dar empleo en el país germano a 5.000 jóvenes españoles al año, una parte de ellos para personal cualificado.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press tras la participación del dirigente empresarial en el II Foro de Economía de El Mundo de Castilla y León, ha considerado que ese acuerdo anunciado por las ministras de Empleo de España y Alemania la pasada semana será "un gran programa" para el país germano.

 

En cambio, ha recalcado que "es una pena" que España haya formado a jóvenes "de primera categoría" con un elevado coste tanto en Formación Profesional como en la Universidad o en Primaria y Secundaria y que ahora "tenga que hacer estas exportaciones". En todo caso, ha subrayado que prefiere "exportar productos, bienes y servicios que exportar personas".

 

Por otro lado, ha reflexionado que estos planes pueden beneficiar a Alemania, un país que "sólo ha crecido en 300.000 personas en los últimos diez o doce años" por lo que su población es "cada vez más vieja".

 

En términos europeos, ha aprovechado la reunión entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su homólogo francés, François Hollande, para abordar medidas ante el desempleo juvenil, ha insistido en que la solución pasa por que "Europa sea más competitiva" y pueda "exportar más".

 

En este sentido, ha ejemplificado que en Europa existen unos 21 millones de empresas, por lo que "si cada una crease uno o más de un puestos de trabajo, el problema del paro relativamente desaparecería".

 

Así, ha instado a los dirigentes a "ver cómo es posible que esta Europa sea más competitiva y pueda vender más en el extranjero" ya que actualmente la demanda interna de Europa crece entre "el cero y el uno por ciento", mientras en el resto del Mundo el ritmo "es más importante". Según Rosell, Europa tiene "tecnología, patentes e información" y debe explorar las vías necesarias para incrementar las exportaciones.