Lágrimas por Lauki en Valladolid

Dos trabajadores de Lauki se abrazan en el día del cierre de la factoría. J.A.G.

El alcalde de Valladolid y el presidente de la Diputación han estado junto a los trabajadores de Lauki en el día de cierre de la histórica factoría.

“Es un día muy triste para Valladolid, me da mucha pena”. Habla el alcalde de la ciudad, Óscar Puente, a las puertas de la factoría de Lauki que, tras seis décadas de actividad, cierra este viernes 30 de septiembre. Las escenas de los trabajadores que hablaban con el regidor era desoladoras. Dos empleados, tras media vida trabajando en Lauki, se abrazaban y rompían a llorar.

 

Era la imagen que resumía la tristeza, la impotencia y la resignación de los 85 trabajadores que daban vida la factoría, que el grupo Lactalis ha decidido cerrar. Según han explicado fuentes del comité de empresa, hasta el 31 de diciembre seguirá habiendo una mínima actividad en la factoría, desmontando máquinas y recogiendo.

 

Por el momento no tienen ninguna esperanza de que Lactalis venda la planta y mucho menos a una empresa del sector. Consideran que la multinacional ha hecho teatro todos estos meses, porque su intención no es vender, algo que rubricaba el propio Óscar Puente, quien ha querido estar al lado de los trabajadores, al igual que el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, en estos momentos de especial tristeza.

 

Una corona de flores colgada de la alambrada que separa la factoría de la calle era la mejor metáfora de lo ocurrido. Los trabajadores se apostaban en las puertas de la fábrica donde tantos años han trabajado. Muchos medios de comunicación y algunas radios haciendo sus programas en directo, en el día en que Lactalis firmó la defunción de Lauki en Valladolid.