La Virgen de San Lorenzo ya descansa en el Museo de San Joaquín y Santa Ana

La imagen de la Virgen de San Lorenzo, ya restaurada. JUAN POSTIGO

Este domingo, a las 19.00 horas, la restaurada talla procesionará hasta la Iglesia de su mismo nombre donde permanecerá hasta el 8 de septiembre, día de su festejo.

Ya ha llegado hasta el centro de la ciudad, ya está aquí. De hecho, la pequeña talla de la Virgen de San Lorenzo, recién restaurada tras unos trabajos que han durado seis meses en el pequeño taller de la Junta en Simancas, atravesó las puertas del Museo de San Joaquín y Santa Ana este viernes, poco después de que la consejera de Cultura y Turismo, Josefa García Cirac, la entregara a la Hermandad encargada para que se hiciera cargo de ella.

 

Así las cosas, este sábado por la mañana era momento para que los feligreses se acercaran al lugar para dar culto a la imagen de 93 centímetros, de madera policromada y de estilo románico bizantino. Pero no era a la talla a lo que se venía a venerar, sino a lo que ella representa.

 

“Es como una madre que vuelve tras una operación. Todos la echamos de menos y nos preocupamos por ella mientras no está, pero una vez regresa a casa nos alegramos por ella”, explicó el párroco de la Iglesia de San Lorenzo, Jesús Mateo Fernández, ante unas treinta personas congregadas en el pequeño espacio del Museo.

 

Así las cosas, este domingo a las 19.00 horas la Virgen realizará una pequeña procesión desde su lugar actual hasta la propia Iglesia del mismo santo ante la presencia de los fieles. 

Noticias relacionadas