La 'viajera' novela de la vallisoletana Elena López que predijo las revoluciones árabes

‘Solo él me llama Marina di Beirut’ se ha presentado en Festivales Internacionales de Teatro como Túnez, Chile, Senegal y Marruecos, además de una completa gira por América Latina.

Se ha convertido en la novela más viajera de Valladolid, con presencia en festivales de todo el mundo. La escritora vallisoletana Elena López autopublicó su obra ‘Solo él me llama Marina di Beirut’ y desde entonces no ha dejado de visitar países para dar a conocer este trabajo, que vio la luz en el Líbano publicado inicialmente en lengua francesa.

 

“Se trata de una novela que predijo, ya en 2010, las revoluciones que meses después sacudieron los países árabes, empezando por Túnez”, aclara su autora. Bajo una conmovedora historia de amor, el libro se sumerge a través de las voces de sus dos protagonistas en un sensible y tierno relato de miedos, frustraciones y carencias emocionales.

 

“Pero también se trata de una metáfora del mundo árabe y Occidente, de su necesidad de entendimiento y del deseo de compartir vivencias a pesar de los obstáculos”, dice en una crítica literaria el escritor y antropólogo Dioni Arroyo.

 

Elena López confiesa que el embrión de este proyecto se gestó en 2006 “cuando estaba de vacaciones en el Líbano e Israel provocó una guerra a raíz de sufrir el secuestro de dos soldados israelíes. Decidí escribir un libro que atestiguara ese conflicto; dejé mi puesto laboral en Bruselas volví al Líbano y en 2010 autopubliqué un primer libro, que luego se ampliaría con el tiempo”.

 

En 2014, Elena López crea su propia editorial Arts Marina, que funciona también como pequeña gestora cultural, y ya surge ‘Solo él me llama Marina di Beirut’. “Es un libro que es un retrato de la historia contemporánea del Líbano, uno de los países más complejos de Oriente Próximo”.

 

La autora vallisoletana tiene un gran recorrido en Festivales Internacionales de Teatro (Túnez, Chile, Senegal, Marruecos), además de una gira por América Latina en 2015, y su presencia en el Salón internacional del libro francófono de Beirut, entre otros, hitos. De ahí que la publicación este “funcionando muy bien” en el extranjero.

 

Se queja de la falta de apoyos que está teniendo en su ciudad, especialmente en la Feria del Libro que se celebra en Valladolid, donde no ha tenido la oportunidad de dar a conocer su primera novela. Ella persiste en su empeño y en su pasión: la literatura. Ya trabaja en su próximo proyecto, “un homenaje a esa Castilla que desaparece; aunque con un toque árabe”, adelanta la escritora, quien va a situar en una novela una familia de refugiados sirios que llega a una pequeña población castellana. También, en mente, otro proyecto de poemas relacionados con Palestina.