La vallisoletana Esther Noriega vela ya su nueva colección para la Fashion Week Madrid

La palabra japonesa 'Kaizen' da título a la colección primavera-verano 2017 de la vallisoletana Esther Noriega para la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM), ya que la diseñadora se siente "plenamente identificada" con su significado de "metodología de trabajo donde el cambio y la evolución con el objetivo de mejorar, es esencia vital y motor creativo".

 

Se trata del cuarto desfile sobre la pasarela madrileña de la diseñadora de Valladolid y sus propuestas de moda se centran en modelos "deliberadamente femeninos" con vestidos y túnicas traslúcidas en crepe y gasa que "envuelven y enriquecen" la silueta femenina, y dejan una estela textil con la prenda en movimiento, según ha informado a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

Faldas 'evaseé' con "mucho vuelo" y otras en seda mikado que aportan "volumen y forma"; blusas de primavera de gasa, de 'twill', o de batista de algodón, camisas cortas por delante y largas por detrás; pantalones palazzo y culottes de pernera ancha, 'shorts', monos largos en batista de algodón y monos cortos en twill, chalecos largos, vestidos cortos y largos de tul bordado forman esta propuesta.

 

Colores de inspiración floral y oriental "embellecen" la colección de moda con tonos orquídea como lila y morado; flor de cerezo, rosa y blanco, y una amplia gama de verdes botánicos entre los que destacan gachalá, bosque, estanque, hoja, y el "tono fetiche" de la diseñadora, el dorado Sanger.

 

Tonos lisos "de clara luminosidad", estampados florales, rayas y líneas, y delicados bordados con motivos de ramajes, nenúfares y motivos de flor, resumen las tendencias de moda de la Colección Kaizen que se recrea en su factura de atelier y dialoga un discurso estético contemporáneo, que se identifica con "una mujer que vive en la realidad y busca en la moda una evolución de su personalidad, siempre a mejor", ha apuntado la diseñadora.

 

La primavera marca, a juicio de la diseñadora, un tiempo de "renacimiento" donde "brotan y surgen nuevas ideas, nuevos conceptos, nuevos comienzos, donde la moda es el motor del cambio, a mejor, moda Kaizen, sakura".

 

La flor del cerezo, sakura, representa la belleza efímera, la inocencia y la feminidad y está latente en toda la colección. Un paseo "orlado" por árboles del cerezo en flor rodea un estanque de nenúfares, los pétalos caen y los colibrís remontan el vuelo y aportan un sutil movimiento a la puesta en escen con una "envolvente" banda sonora compuesta de instrumentos orientales con toques funky y sonidos naturales como el canto de los pájaros, el agua en movimiento.

 

'Kaizen by Esther Noriega' es una colección de moda que plasma "un cambio de dirección, un cambio a mejor, un nuevo comienzo y un estado de ánimo positivo".

 

Para la puesta en escena de la colección, Esther Noriega ha contado con la colaboración del pintor Ignacio Pastor que ha realizado la escenografía del desfile.