La UVA sostiene que no ha incumplido el convenio de cesión de la parcela para la Facultad de Ciencias

Reconoce que es un tema "muy complejo" y está a la espera de un informe de la Asesoría Jurídica. 

El vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Valladolid, Antonio Orduña, ha negado que la institución académica haya incumplido las cláusulas del convenio suscrito en 1965 con el Ayuntamiento de la capital para la cesión al Estado de una parcela para la construcción de la Facultad de Ciencias en el Antiguo Prado de la Magdalena.

 

La reacción de Orduña se produce a raíz del informe jurídico elaborado por el despacho Rodríguez-Monsalve según el cual el Consistorio estaría hoy facultado para, simplemente por acuerdo del pleno, acordar la reversión de dichos terrenos, de casi 33.000 metros cuadrados, y del edificio académico construido sobre ellos, al considerar que ese espacio ha perdido la finalidad para la que fue cedido.

 

Sin embargo, el responsable de Infraestructuras de la UVA, a través del Gabinete de Prensa de la institución, recuerda que las dos cláusulas establecidas en el convenio, que dio lugar a un decreto de Franco publicado en el BOE el 8 de marzo de 1965, se han cumplido escrupulosamente, tanto la construcción del inmueble antes de cinco años desde la firma del acuerdo -quedó acabado en el curso 68-69 y se inauguró en 1970- como destinarlo a Facultad de Ciencias durante un periodo de 30 años.

 

En este último sentido, el Gabinete de Prensa de la UVA, por encargo de Orduña, precisa, en declaraciones recogidas por Europa Press, que el edificio ha albergado durante cuarenta y dos años las secciones de Físicas y Químicas y que en la actualidad se siguen impartiendo en sus instalaciones estudios de Ingeniería Química, "que es una extensión de las facultades actuales", una de las condiciones recogidas en el convenio suscrito hace cuarenta y ocho años entre la institución académica y el Ayuntamiento.

 

En cualquiera de los casos, Orduña ha reconocido que se trata de un "tema muy complejo" y por ello ha anunciado que la Asesoría Jurídica va a estudiarlo a fin de despejar cualquier duda sobre la posibilidad o no de que el Ayuntamiento pueda ahora hacerse de nuevo con la titularidad de los terrenos y del edificio de la antigua Facultad de Ciencias, tras su traslado al Campus Miguel Delibes.

Noticias relacionadas