La UVa, "referencia internacional" en el estudio de la Física de átomos y moléculas

La Junta considera que el Grupo de Espectroscopía de Plasmas y Chorros Supersónicos de Valladolid es uno de los de mayor "calidad y nivel" de la región.


 

El Grupo de Espectroscopía de Plasmas y Chorros Supersónicos (Gepcs) de la Universidad de Valladolid (UVA), grupo de "referencia internacional" en la Física de átomos y moléculas mediante técnicas espectroscópicas, ha obtenido la calificación de Unidad de Investigación Consolidada otorgada por la Junta de Castilla y León.

 

Este distintivo, según lo explica la UVA en un comunicado recogido por Europa Press, reconoce a los equipos "con mayor calidad y nivel de producción científica de la Comunidad".

 

Los trabajos de este grupo han sido cinco veces portada en algunas de las revistas más prestigiosas de su ámbito científico en los últimos cinco años.

 

La espectroscopía es el conjunto de métodos que utilizan la luz para la investigación de la materia, técnica instrumental que ha evolucionado "enormemente" desde finales del siglo XIX, cuando permitió descubrir el helio en el espectro del sol antes de que se hubiera descubierto en la tierra.

 

Hoy en día la espectroscopía utiliza todo tipo de radiación, desde las ondas de radio, de infrarrojo, visibles, ultravioletas o rayos X, y tiene aplicación en la práctica totalidad de disciplinas y ámbitos de conocimiento como "estimar el nivel de colesterol en un análisis de sangre o medir la calidad del agua de un río", han apuntado miembros del Gepcs.

 

Las técnicas que se utilizan para el estudio de átomos y moléculas son muy diferentes. "Los espectros que permiten identificar la estructura molecular necesitan que la molécula esté aislada y a temperaturas cercanas al cero absoluto (por debajo de los 2 grados kelvin, el equivalente a unos -271 grados centígrados), lo que requiere expandir la muestra en un chorro gaseoso".

 

Por el contrario, "en los espectros para el diagnóstico de plasmas, los átomos presentan unas interacciones tremendamente fuertes con su entorno, para lo que se necesitan gases a altísimas temperaturas", precisan.

 

En la actualidad, la Unidad de Investigación Consolidada está formada no solo por Alberto Lesarri y Marco Antonio Gigosos sino también por los investigadores de la UVA Juan Carlos López Alonso y Susana Blanco Rodríguez, que aportan "una amplísima experiencia e interesantes líneas de investigación" como el estudio de la microsolvatación para revelar los cambios producidos en los sistemas moleculares en las primeras etapas de la disolución.

 

A estos se les unen también los investigadores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) José Andrés Fernández González y Emilio José Cocinero Pérez, que utilizan técnicas espectroscópicas basadas en fuentes láser. Se trata de un equipo multidisciplinar de científicos que combina experiencias procedentes de las áreas de la Física Atómica y Molecular y la Química Física.

 

En lo referente a la financiación, el grupo ha contado a lo largo de su trayectoria con múltiples proyectos del Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad (Mineco) y de la Junta de Castilla y León.

 

Asimismo, en 2014 promovieron un proyecto de infraestructura por un valor cercano a los 500.000 euros que fue financiado. Entre sus equipamientos más destacados se encuentra un equipo de cálculo masivo formado por más de 120 computadoras en red y varios equipos de espectroscopía en chorro supersónico.