Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La UVA, en un proyecto nacional que busca paliar la hipertensión pulmonar

Vista anterior del corazón y de los pulmones.

La hipertensión pulmonar es una enfermedad calificada como rara que afecta a las arterias del pulmón, produciendo un estrechamiento progresivo de estas vías. Se diagnostica tarde, cuando las posibilidades de tratamiento son menores, debido a que no se dispone de herramientas para su detección precoz. 

Con motivo del Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar, la Fundación Contra la Hipertensión Pulmonar (FCHP) ha puesto en marcha una plataforma de microfinanciación para sufragar un proyecto de investigación, denominado Enpathy, cuyos principales objetivos son facilitar el diagnóstico precoz de esta enfermedad y encontrar la curación definitiva. En el proyecto están implicados diversos científicos de hospitales y universidades españolas, entre ellas la Universidad de Valladolid.

 

Con los resultados de Enpathy (siglas de New therapeutic targets in pulmonary arterial hypertension, Nuevas dianas terapéuticas en hipertensión arterial pulmonar) se busca beneficiar a más de 1.000 familias españolas y de 120.000 en todo el mundo. Los distintos tramos de la investigación suman un presupuesto total de 1’7 millones de euros y ya se han conseguido aportaciones de particulares, empresas e instituciones a través de distintas plataformas.

 

LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN A SEGUIR

 

Las investigaciones del proyecto se desarrollarán en cuatro líneas. La primera de ellas se enfocará hacia las nuevas vías de tratamiento, tratando de descubrir los procedimientos que actúan sobre las células y moléculas implicadas en el desarrollo de esta enfermedad, evitando su desarrollo o, incluso, consiguiendo su curación. Estas investigaciones se realizarán mediante estudios relacionados con el campo de la genómica, la proteómica y la terapia celular.

 

El segundo ámbito de trabajo se centrará en potenciar nuevos métodos de análisis que permitan evaluar la gravedad de la enfermedad y la respuesta de los pacientes al tratamiento, a través de técnicas de separación celular, genómica y metabolómica. También se prestará especial atención al papel de los estudios de integridad y función endotelial en el diagnóstico y seguimiento de la dolencia.

 

La tercera línea profundizará en la aplicación de técnicas de imagen de última generación para el estudio de la enfermedad, con el fin de visualizar la distribución de la circulación pulmonar, la morfología y el funcionamiento del corazón.

 

Por último, se creará el Biobanco Español de Hipertensión Arterial Pulmonar, que contará con muestras biológicas de personas afectadas por esta patología. El repositorio estará vinculado al registro español de pacientes, de manera que estas muestras y la información clínica asociada podrán ser utilizadas en futuras investigaciones que se realicen en cualquier lugar del mundo sobre la enfermedad.

 

INCREMENTO DE LA ESPERANZA DE VIDA

 

La hipertensión pulmonar altera la respiración, reduce la tolerancia al esfuerzo y, cuando progresa, causa el fallo del corazón. Los últimos avances científicos han permitido aumentar la esperanza de vida de las personas afectadas, desde los tres años que se establecían al determinar el diagnóstico, hasta los más de 20 que se han logrado en algunos casos. Además, actualmente se dispone de tratamientos que mejoran la calidad de vida de los pacientes, mejorando en cierta medida la tolerancia al esfuerzo, aunque aún no se ha conseguido curar la enfermedad.

 

Según Enrique Carazo, presidente de la Fundación, el Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar “es un buen momento para dar a conocer esta enfermedad y, sobre todo, para unir voluntades de todas las entidades que representamos internacionalmente a un gran número de personas afectadas por una dolencia a la que no paramos de buscarle la solución definitiva”.

 

Respecto a la plataforma de microfinanciación puesta en marcha, asegura que “con cualquier pequeña contribución estaremos más cerca de acabar con esta enfermedad”. “Nadie se debe preocupar por el hecho de que su donación sea pequeña ya que entre todos, paso a paso, conseguiremos grandes logros. De hecho, haciendo una estimación, por 15 euros ya se está ayudando a una persona”, concluye.