La USAL recuerda a Lucía de Medrano

Inauguración de la nomenclatura del Salón Lucía de Medrano (Foto:Cristian Martín)

Fue la primera mujer que sentó cátedra en sus aulas en el siglo XVI, ahora da nombra a su Salón de Claustros en las Escuelas Mayores.

El Salón de Claustros del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca (USAL) luce desde este martes el nombre de Lucia de Medrano, quien fue la primera mujer catedrática de su institución.

 

Esta mujer, que se llamaba Luisa pero que pasó a la historia como Lucía, llegó a impartir clase en la Universidad de Salamanca, tal y como recogen testimonios de personajes relevantes de la época.

 

Ahora, la USAL ha querido recordarla con este homenaje, promovido por la Unidad de Igualdad y el grupo de trabajo ‘Presencia invisible. Mujeres Ocultas’ de la Universidad de Salamanca.

 

El rector de la institución, Daniel Hernández Ruipérez, ha puesto de relieve los hitos que superó Medrano en tiempos difíciles para las mujeres, quienes hasta 1910 no podían acceder a la Educación Superior sin el visto bueno “específico” para determinada fémina del Consejo de Ministros.

 

La directora de la Unidad de Igualdad de la USAL, Nieves Sanz, y la miembro del grupo de trabajo ‘Presencia invisible. Mujeres Ocultas’, Sonsoles Fernández, han mostrado su satisfacción por esta nueva nomenclatura del Salón de Claustros, “un acto simbólico” que permite “reconocer la figura femenina a lo largo de la historia, especialmente en la Universidad de Salamanca”.

 

Sobre la figura de Lucía de Medrano, Sonsoles Fernández ha lamentado las “muchas lagunas” que todavía están sin esclarecer respecto a esta mujer, porque está atestiguado por personajes relevantes de la época que impartió clase en la USAL pero se desconocen muchos de sus logros, que se perdieron en el tiempo por el hecho de no ser hombre.