La urbanización de las calles Magaña y Solanilla se inician esta semana y se prolongarán seis meses

Cuentan con un presupuesto de 254.000 euros y resolverán las deficiencias en materia de saneamiento y abastecimiento.

La Concejalía de Urbanismo de Valladolid ha iniciado esta semana las obras de remodelación de las calles Magaña y Solanilla, que se prolongarán durante los próximos seis meses e incluyen la sustitución del colector para mejorar la red de saneamiento, la renovación de la de abastecimiento y la urbanización del espacio tanto en la acera como en las calzadas.

  

Esta actuación, que ejecuta la empresa Toyrsa, tiene un presupuesto total de 254.000 euros (IVA incluido) y pretende resolver las notables deficiencias que presentan estas dos vías del casco histórico en materia de saneamiento y abastecimiento, como consecuencia del deterioro de ambas redes por su antigüedad, han informado a Europa Press fuentes municipales.

  

En concreto, el nuevo colector suma una longitud de 161 metros a lo largo de ambas calles, con una tubería de PVC de cuarenta centímetros de diámetro. Por su parte, la red de abastecimiento dispondrá de dos tuberías de fundición, una de trescientos milímetros de diámetro y otra de cien milímetros de diámetro según los tramos.

  

La superficie de las aceras, cuyo pavimento será renovado, suma 1.650 metros cuadrados, sobre baldosas de hormigón con acabado granítico de 20x20 centímetros. Su anchura variará entre los 3,30 y los 4,00 metros. Esta urbanización es compatible con la futura ejecución del estacionamiento subterráneo proyectado, en el caso de que el proyecto fuera retomado.

 

APARCAMIENTOS

  

De hecho, se crea una zona de aparcamiento en batería en el lateral de la calle Magaña de forma que coincida en planta con las entradas y salidas del futuro estacionamiento. Así se garantiza, además, la circulación de vehículos por este espacio cuando se efectúen las obras de construcción del aparcamiento.

  

En consonancia con otras urbanizaciones de calles del casco histórico, se eliminan las franjas de estacionamiento en línea situadas en ambas calles. Respecto al alumbrado público, las infraestructuras mantienen el alumbrado monumental existente hasta la fecha.

  

Por último, la urbanización también afecta a la calle de La Antigua, que va de Solanilla al cruce con Esgueva y Juan Mambrilla, donde se mantiene la franja de estacionamiento para el hotel allí situado, junto a un carga y descarga, siguiendo el mismo criterio de diseño que las otras dos calles.