La Unidad Neurovascular del hospital Río Hortega cumple un año como "pionera" y una amplia cartera de servicios

La Unidad Neurovascular del Río Hortega de Valladolid ha cumplido un año como "pionera" en España y con una amplia cartera de servicios que se han implantado a lo largo de este tiempo en el nuevo centro hospitalario de la capital.

  

La coordinadora de la Unidad Neurovascular del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, Rosario Sarabia, en declaraciones a Europa Press, ha destacado el hecho de que la Unidad, que ahora cumple un año, es "pionera" en España, donde sólo otros dos servicios similares tratan de ponerse en marcha en condiciones parecidas, dada su calidad, el número de servicios que ofrece y la especialización que conllevan.

 

La coordinadora de la Unidad ha explicado que tras un año de funcionamiento han llevado a cabo una importante labor tanto diagnóstica como quirúrgica, así como formativa, docente e investigadora y cree que ahora un "complemento ideal" sería "unir fuerzas" con la unidad del Clínico que se encarga de la isquemia, ya que pueden precisar la una de la otra, por ejemplo, en lo que a revascularización se refiere, que es terreno quirúrgico en el que trabaja su unidad.

 

Sarabia ha abogado por "tender puentes" y coordinarse con la Unidad del Ictus del Clínico con el fin de mejorar la atención a pacientes que pueden tener en común o que pueden precisar de servicios en ambas unidades.

 

Además, Sarabia, quien ha aclarado que no se trata de que ambas unidades compitan entre sí, sino que se complementen, ha explicado que si ambos equipos trabajaran con todos los pacientes que tienen asignados ahora (unos 700.000 en el Clínico y 600.000 en el Río Hortega, ya que atienden de diferentes provincias) se podría tener una población de más de un millón de habitantes, que "es lo deseable para cualquier unidad de vascular".

 

Sarabia, para hacer "más visual" lo complementarias que pueden ser compara los dos departamentos con lo "negro" y lo "blanco", el primer color relacionado con la isquemia porque es el infarto y el segundo con la unidad de Neurocirugía, que es la hemorragia y revascularización

 

En esta línea, ha indicado que incluso podría llegarse a pensar en una única unidad desde el punto de vista "funcional", aunque cada una conservara su espacio y lugar, dado que está comprobado que se pueden coordinar "muy bien" y ya hace años que enfermos con una cardiopatía, por ejemplo, acuden a hacerse una coronariografía y "van de un lado para otro sin ningún problema".

 

Las unidades de cardiología están unidas en muchos sentidos, aunque los enfermos se ubican de distinta manera y los que precisan intervencionismo van y vuelven al Clínico, ha explicado la doctora, quien cree que pueden ser capaces de organizar algo similar.

 

Por ejemplo, se ha referido a que los pacientes de la unidad del Clínico que necesiten revascularización acudan al Río Hortega, a esta unidad, porque necesitan tratamiento quirúrgico aunque sean "negros" -pacientes de isquemia o infarto- de origen, algo que requeriría una organización suprahospitalaria de la neurovascular en Valladolid.

 

Se trataría de buscar un camino "uniforme" para todos los pacientes y se les atienda de acuerdo a las especialidades de cada una de las unidades, que tienen puntos en común.

 

Sarabia ha incidido en que la especialidad neurovascular requiere de personas muy formadas, concienciadas, que están trabajando sólo en ello, y por eso ha insistido en que, a su juicio, deberían de coordinarse, lo que supondría conseguir que ambas unidades "crezcan a la par" y tengan "puentes".

 

UN AÑO DE UNIDAD

 

Rosario Sarabia se ha expresado así tras hacer un balance de lo que ha supuesto la creación de la Unidad que coordina en el Río Hortega, que tiene un carácter multidisciplinar con la integración de neurocríticos de la UCI, radiólogos y una sala de neurointervencionismo que considera que les sitúa en una posición de "exclusividad y privilegio" frente a "la casi totalidad" de los servicios de neurocirugía del país.

 

En este sentido, ha destacado el trabajo llevado a cabo, con una cartera de servicios que abarca todo lo vascular, el tratamiento de malformaciones y aneurismas cerebrales y espinales, quirúrgico, endovascular y revascularización y endarterectomías carotídeas.

 

Sólo en un año de funcionamiento cuentan ya con una consulta especializada de patología neurovascular que se pasa los martes en el Hospital por parte de ella misma o del doctor Ignacio Arrese, también perteneciente a la Unidad.

 

Así, a diciembre ya habían visto más de 200 pacientes y en esa fecha ya habían hecho más de 40 procedimientos diangósticos en intervencionismo, que ahora son más de 70 entre diagnósticos y terapéuticos.

 

Entre las actividades quirúrgicas llevadas a cabo ha destacado el tratamiento de la hemorragia subaracnoidea, la cirugía de aneurismas rotos en menos de 24 horas, aneurismas incidentales y malformaciones vasculares, hematomas, o técnicas endovasculares como embolizaciones con pegamento, la colocación de stent, angioplastias, alcoholización, trombólisis química, es decir, una gama de tratamientos que están a nivel de cualquier centro de ictus reconocido "terciario", que son los que atienden todo ictus, isquémico y hemorrágico, una unidad "de alto nivel de ictus".

 

OTROS TRABAJOS

 

Asimismo, han operado más de 50 aneurismas, además de otro tipo de malformaciones, han hecho más de diez revascularizaciones o craniectomía descomprensiva, entre otras cirugías. Además, han recibido a una residente de Santiago de Compostela, cuando antes tenía que irse del país para hacer esta rotación.

 

También en la Unidad se lleva a cabo actividad investigadora que ha supuesto la publicación en revistas extranjeras de cinco artículos, mientras que sus integrantes han participado en congresos extranjeros en dos ocasiones, han organizado la edición bianual del Congreso de Patología Neurovascular que incluye a intevencionistas, neurólogos y neurociruajanos.

 

Esta actividad se ha completado con la elaboración de una guía de protocolo de manejo de la hemorragia subaracnoidea que, gracias a una casa comercial que la ha editado, ya se reparte grauitamente a todos los hospitales de neurocirugía y tiene un enlace en la web de la Unidad ( http://www.unidad-neurovascular-rio-hortega.com/).

 

Sarabia ha destacado la importancia de que este servicio existiera hace dos años pero no estuviera en funcionamiento y considera que se ha "revolucionado" en el tiempo que lleva funcionando, se ha colocado a la misma altura que la neurocirugía general y superan algunos servicios de los que hay en la Comunidad y en el país. "En lo que es la unidad neurovascular está siendo pionera en la forma de constituirse y en la forma de trabajo que tiene", ha añadido.

 

Además, Rosario Sarabia ha señalado que la labor realizada se hace "a coste cero", es decir, que se debe a un esfuerzo personal, lo que también supone que "no apagan el busca en 24 horas" o acudir incluso fines de semana a toda patología que se presenta.

 

En definitiva, considera que son "cosas buenas" que tiene la sanidad pública que considera que la gente también debería conocer y saber que se esfuerzan día a día en mejorar.