La última jugada de Medel

Braulio Medel presidente de Unicaja Banco en rueda de prensa

El presidente de Unicaja culmina con el compromiso del FROB para pagar el agujero de las preferentes una negociación en la que Banco de España, Gobierno Europa y Ceiss han bailado al son que marca el dirigente de la caja malagueña.

La luz verde el sábado a la operación para tomar Ceiss ha coronado un proceso en el que Unicaja ha visto cumplidas todas y cada una de las exigencias que planteó para quedarse con lo que era Caja Duero-España. El presidente de la caja malagueña, Braulio Medel, ha demostrado un poder negociador sorprendente en el que ha doblegado la voluntad de todos los que han puesto alguna pega a sus planes. Y no han sido pocos, pero ni FROB, ni Banco de España ni Gobierno ni Comisión Europea han podido impedírselo.

 

La jugada para que el FROB asuma parte de la recapitalización que debía corresponder a los preferentistas ha sido el último movimiento maestro. Unicaja necesitaba que Ceiss consiguiera una recapitalización de 1.250 milllones de euros con el canje de preferentes, pero los titulares están más por ir al juzgado que por asumir quitas del 75%. Un riesgo que Unicaja no quería asumir, y que ha evitado. La CNMV se ha comprometido a poner dinero para cubrir esa recapitalización si, como está previsto, los preferentistas pasan de acudir. Así Unicaja no solo evita el riesgo de no conseguir el dinero que necesita, sino que además se blinda ante denuncias y demás problemas que van a acarrear las preferentes. Y no tendrá que dar sitio al Estado en su accionario por ello.

 

Pero antes hubo otras cuestiones no menos importantes que Medel ha logrado diseñar a su antojo. Primero pidió 2.000 millones de ayudas para sanear Ceiss, a los que renunció si se le entregaba limpia; por ese motivo, consiguió que Ceiss recibiera la inyección de fondos europeos (604 millones) antes de la fusión y lo hizo evitando que el Estado pudiera entrar en su accionariado por este vía (lo que se consiguió con el pago en bonos convertibles); también eliminó el riesgo de que la Sareb le solicitara una compensación por la excesiva valoración de los activos de le cedió Ceiss (3.173 millones); y también que se completara el ERE en la caja antes de la cesión (1.300 despidos y cierre de oficinas); y finalmente que los preferentistas vieran reducida radicalmente su presencia en el capital.

 

Una lista de movimientos encadenados desde marzo de 2011 en la que Medel ha jugado perfectamente sus cartas y ha doblegado al ministro De Guindos, al FROB, a la CNMV y hasta Europa; solo el comisario Almunia logró que cambiara su plan para hacer de Ceiss una filial por una fusión completa, pero a cambio ha podido contar con dinero público para completar el control de una entidad maltrecha por la gestión de sus dirigentes, pero todavía con cerca de dos millones de clientes y 25.000 millones en depósitos.

Noticias relacionadas