Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La UEMC trabaja en una tabla de ejercicios que evite lesiones en soldados ocupantes de carros de combate

La Universidad Europa Miguel de Cervantes desarrolla, en colaboración con el Ejército de Tierra, una tabla de ejercicios destinada a fortalecer los músculos y prevenir lesiones de los soldados.

Se trata de un Proyecto Fin de Carrera en el que trabaja la alumna Sandra Antón y que cuenta con la supervisión como tutora de la profesora Sonsoles Hernández, del Departamento de Ciencias de la Salud de la UEMC, quien propuso esta idea como proyecto.

  

En declaraciones realizadas a Europa Press, Hernández ha explicado que el modo de trabajo de estos soldados "en campaña" -donde pasan "mucho tiempo en el carro", en un habitáculo "con poco espacio y con un continuo traqueteo"- puede generar problemas físicos, principalmente en la espalda, a lo que se suma el "excesivo peso" que pueden acarrear en sus petates durante las marchas.

  

Por ello, el proyecto de la UEMC busca desarrollar un cuadro de ejercicios con carga y en suspensión que permitan desarrollar la musculatura necesaria para afrontar esta tarea en mejores condiciones, para lo cual tanto Antón como Hernández trabajan en contacto con soldados del acuartelamiento Teniente Galiana de Valladolid y con el propio Ejército para conocer las características de los carros de combate, la ropa de la tropa, el peso que cargan o las pruebas físicas a las que se someten habitualmente.

  

El objetivo es desarrollar una batería de ejercicios para realizar especialmente durante las maniobras, ya que en ellas los soldados "disponen de más tiempo" para llevarla a cabo que en una campaña real, según la propia Sonsoles Hernández.

 

DIFICULTAD VARIABLE

  

Así, la tabla en la que trabajan en la UEMC consta de varios niveles de dificultad que se están estableciendo gracias a la colaboración voluntaria de cuatro hombres y cuatro mujeres de las Fuerzas Armadas, a partir de unos ejercicios base sobre los que se aplica cada vez más intensidad.

  

Para ello, los soldados participan en sesiones de 45 minutos entre una y dos veces a la semana desde que comenzara el proyecto el pasado mes de noviembre. Según las mismas fuentes, se prevé que el proyecto esté culminado en torno al mes de mayo, con el cuaderno de ejercicios completo y a disposición del Ejército.

  

Según ha confirmado Hernández, se trata de "ejercicios genéricos" orientados a trabajar el cuerpo "de forma uniforme" para desarrollar la musculatura a fin de que soporte mejor las condiciones a las que se enfrentan estos soldados, aunque no se persigue "ganar volumen muscular".

  

Uno de los beneficios concretos que puede generar este programa son los dolores de espalda merced al "fuerte" trabajo lumbar que incluyen --on trabajos de resistencia que contemplan muchas repeticiones-, puesto que se trata de una de las secuelas "más frecuentes" entre estas unidades de Caballería.

  

El proyecto supone un "estudio piloto" en el terreno militar para lo que no había "ninguna pauta", a pesar de lo cual Sonsoles Hernández ha destacado que "desde el primer momento" se encontró con la "colaboración del Ejército", el cual "dejó muy claro lo que se podía y no se podía hacer", así como de los propios soldados.