La UEMC clausura su Curso “Comer bien fuera de casa” destacando la dieta mediterránea

Víctor Martín, del Restaurante Trigo, estuvo en el cierre del Curso. TRIBUNA

También hubo protagonismo para la cocina tradicional en la última jornada del Curso.

Da para mucho que hablar, comentar, contar, escribir y paladear. La primera edición del curso de verano UEMC-El Norte de Castilla ‘Comer bien fuera de casa’ ha concluido tras dos intensas jornadas analizando las bondades de la dieta mediterránea y la cocina tradicional en una alimentación salubre. Después de cada jornada, los participantes han podido poner en práctica la teoría degustando las tapas que han elaborado los chefs, especialmente para la ocasión. Entre los ingredientes pan de tramenchivo, salsa tártara, solomillo, jamón ibérico… sin olvidar la lechuga y el tomate.

 

La sesión del miércoles se inició con la ponencia de Miguel Ángel Fargallo, del Restaurante Montellén, quien dio el merecido valor que ostentan las carnes de segunda, cada vez más presentes en los restaurantes. “Porque no todo es solomillo o chuletón y porque las carnes de segunda, muy importantes en los recetarios tradicionales, dan para crear e idear muchas formas de preparación”, indicó el chef. Un ilustrativo recorrido por las diferentes carnes de vacuno, cerdo, lechazo, aves, caballo y los correspondientes despieces para posicionar, por ejemplo, la importancia de una buena carrillera o el morrillo.

 

Con la herencia de su madre que da nombre al restaurante Ángela, Jesús Alejos y su mujer, explicaron su filosofía de aplicar la receta tradicional de la abuela, gracias, sobre todo, a los productos de Castilla y León y de la Tierra de Campos, convenientemente mezclados con la nueva cocina de vanguardia. Además, y antes de realizar una exposición de sus dos pinchos, vencedores de premios en certámenes como el de San Sebastián, defendió a ultranza a todos aquellos restaurantes regidos por grandes profesionales que no cuentan con una estrella Michelin o que no salen en los programas televisivos tan de moda hoy en día.

 

La última de las ponencias dio paso a Víctor Martín, del Restaurante Trigo, que defendió la dieta mediterránea con las ensaladas, las carnes y pescados a la plancha o las verduras, frutas, legumbres, pan, aceite de oliva… Todas como una garantía de salubridad para el consumidor.

 

Durante los dos días que ha durado el Curso de Verano, se ha colgado el cartel de “No hay Billetes” en la Sala Polivalente, donde muchos de los asistentes se han interesado por el nuevo grado que la Universidad Europea Miguel de Cervantes pondrá en marcha el próximo  con este curso, en Tecnología e Innovación Alimentaria.