La trompeta piccolo de Jesús Núñez aterrizará este agosto en Cuba

El ritmo cubano se contagia este agosto de notas vallisoletanas con la llegada del tercer disco del tormpetero Jesús Núñez. La trompeta piccolo es aún un instrumento muy desconocido en América Latina y el 10 de agosto Núñez demostrará que el estilo barroco puede hacerse un hueco entre la variedad musical cubana. 


 

Hace ocho años Jesús Núñez sintió que tenía que hacer algo para ayudar a su abuela, que padecía Alzheimer, y aprovechó su formación musical para organizar un concierto benéfico. Así fue como comenzó una carrera artística que, a día de hoy, le va a permitir presentar su tercer disco en La Habana, Cuba

 

El concierto se celebrará en el Convento de los Dominicos San Juan de Letrán, y Núñez no ha querido desaprovechar la oportunidad que le han brindado el Padre Luis Miguel y el Padre Manuel Uña. "Nos valoran más fuera que aquí, y este viaje a Cuba podría ser una buena forma de demostrar que los vallisoletanos también somos artistas, que grabamos discos y que nos movemos”.

 

Organizar un evento musical en Cuba es, en palabras del propio artista, “muy distinto de lo que sería aquí. “Allí van muy lento y la respuesta a un e-mail puede tardar semanas e incluso meses; hay que tener mucha paciencia. Esto es en parte porque el acceso a Internet no es tan fácil como aquí". Este último motivo ha sido precisamente el que ha dificultado una campaña publicitaria online, y la táctica de difusión por la que se ha optado finalmente ha sido el boca a boca.

 

Tras siete meses de preparación, Jesús Núñez se embarca en esta nueva aventura hoy 6 de agosto, cuando vuela a Cuba. A su regreso, la presentación del disco continúa, y el uno de octubre tocará en Laguna. Este nuevo concierto será benéfico y de nuevo con motivo del Alzheimer; aportar su granito de arena a la causa es, y ha sido siempre, lo que le ha inspirado a tocar.

 

Sin embargo, y aunque él ya tenga programadas distintas actuaciones para lo que queda de año, el trompetista teme por el futuro de la música en España. “En general las ayudas son cada vez menores y eso dificulta la tarea de fomentar la cultura musical, pero ahora con el gobierno sin formar es cuando las cosas se complican aún más. Yo por ejemplo tengo varios proyectos que ahora mismo están parados y que no voy a poder realizar hasta que el gobierno se forme”.

 

En su opinión, no ayuda tampoco lo poco explotada que está este tipo de música. “No es que se infravalore, es que se desconoce”, afirma Núñez. Por eso espera que su actuación de final de año en la Catedral -con motivo de del décimo aniversario de música en la Catedral de Valladolid- surta el efecto que ya han causado sus conciertos anteriores; que la gente vea con sus propios ojos lo que es la música barroca y se quede con ganas de repetir.