La transición de la vigilia al sueño es más gradual de lo que hasta ahora se creía

La transición de la vigilia al sueño se produce de forma más escalonada de lo que se pensaba hasta ahora, según un estudio liderado por el director del Center for Brain and Cognition y del Grupo de Neurociencia Computacional de la Universitat Pompeu Fabra.

 El tránsito de la vigilia al sueño, el cambio más notable que ocurre en un cerebro sano, se caracteriza por cambios visibles en la dinámica neuronal, que tradicionalmente se detectan por la alteración de la actividad del electroencefalograma.

 

Éste pasa de una actividad "desincronizada" en vigilia a una actividad de ondas lentas sincronizadas globalmente en el etapa del primer sueño, y mediciones recientes indican ahora que la transición es más gradual de lo que parece: por un lado, las ondas lentas locales ya aparecen durante la vigilia, y por otra parte, las ondas lentas de sueño son raramente globales.

 

Además, estudios con imágenes de resonancia magnética funcional también revelan cambios en la conectividad funcional en estado de reposo (FC) entre vigilia y sueño.

 

Sin embargo, no está claro cómo las redes en estado de reposo pueden cambiar durante este período de transición, y el estudio actual explica los mecanismos que afectan a las redes de reposo durante la transición al sueño.