La transformación del funcionamiento de la mente a través de las emociones positivas

Las emociones positivas transforman el funcionamiento de la mente y también el futuro, además de poner freno a la negatividad y constituirse en la principal fuente de disfrute en la vida de una persona. Por esta razón, un curso de verano de la UNED mostrará algunos métodos para aprender a desarrollar y a potenciar esas emociones.

Ese reto puede ser el “mejor objetivo vital”, porque implica construir fortalezas psicológicas como el optimismo, la resiliencia, la aceptación, la apertura y el sentido del propósito, pero también “buenos hábitos mentales” como la perseverancia, la concentración y el estar plenamente consciente del momento, señala el catedrático de Psicología de la UNED, Enrique García Fernández-Abascal.

 

Director del curso ‘Disfrutar de las emociones positivas’, el catedrático de Psicología ha destacado que este tipo de emociones “permiten saborear lo bueno, considerar las distintas maneras de alcanzar las metas y de resolver problemas”, además de posibilitar la construcción de “conexiones sociales”, porque son contagiosas y fortalecen los vínculos, haciéndolos más atractivos.

 

En este sentido, el curso, que tendrá lugar en el Centro Asociado de la UNED en Ávila, del 1 al 3 de julio, buscará estudiar las principales emociones positivas y, especialmente, las técnicas y procedimientos que se utilizan para su desarrollo y que van desde las surgidas de la investigación experimental hasta las que se proponen desde la psicología positiva, pasando por las diferentes facetas del bienestar psicológico, la motivación para la autonomía y la autodeterminación o la inteligencia emocional y las conocidas como técnicas de tercera generación o Mindfulness.

 

Y todo ello sin olvidar que las emociones positivas son buenas para la salud, ya que están asociadas a un menor número de síntomas físicos, con niveles menores de hormonas de estrés y mayores de hormonas de crecimiento y progesterona.

 

Aumentan, igualmente, los niveles de dopamina y opioides y estimulan el sistema inmunológico, además de disminuir la respuesta al estrés. “Y lo más importante: siempre podemos aumentar nuestra positividad”, pues la revisión de los nuevos avances en los procedimientos para aumentar las emociones positivas es el objetivo central de este curso que abordará también cuestiones como la risa y el humor como mecanismo de adaptación, la inteligencia emocional en tiempos de crisis o el liderazgo positivo para entornos educativos.