La tasa de criminalidad cae un 4,5% en la región para volver a niveles de 2007

La actual tasa de criminalidad en la región es de 32,7 infracciones por cada 1.000 habitantes.

Castilla y León sigue siendo una comunidad "segura para vivir y para invertir", es el mensaje lanzado hoy por el máximo responsable del Gobierno en la Comunidad, Ramiro Ruiz Medrano, tras constatar el descenso del 4,5 por ciento experimentado en el total de infracciones (delitos y faltas) registrado en el primer semestre de 2013.

  

Así, la actual tasa de criminalidad en la región es de 32,7 infracciones por cada 1.000 habitantes, frente a 47,4 en España, con lo la primera ocupa la sexta posición entre las distintas CC.AA. en materia de seguridad, "pese a ser la más extensa", y se distancia en 14,7 puntos respecto del conjunto nacional.

  

Tales cifras han centrado parte de la reunión de la Comisión de Asistencia al Delegado celebrada hoy en Valladolid y en la que su máximo responsable, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha mostrado su "moderada satisfacción, pues no hay que caer en la autocomplacencia", tras destacar que Castilla y León sigue mejorando en seguridad año tras año hasta el punto de que "hay que remontarse a 2007 para alcanzar una tasa de criminalidad inferior a la actual".

  

En este apartado, el descenso de las infracciones en agosto fue del 12 por ciento en el territorio del Cuerpo Nacional de Policía y del 4 por ciento en el acumulado desde enero, mientras que la caída en la demarcación de la Guardia Civil fue del 1 por ciento y del 4 en el acumulado de los últimos ocho meses.

 

UN 70% MENOS DE SUPERFICIE CALCINADA

  

En materia de incendios, otro de los apartados, junto con seguridad vial y evolución económica, analizados en la Comisión de Asistencia al Delegado, Ruiz Medrano esbozó igualmente una sonrisa como consecuencia del 70 por ciento menos de superficie calcinada en 2013, concretamente 6.500 hectáreas frente a las 22.000 del anterior ejercicio.

  

Al respecto, el político ha recordado el trabajo coordinado de las distintas administraciones y, sobre todo, la aportación de medios materiales y humanos del Gobierno central, que a fecha de 1 de septiembre han intervenido en 285 ocasiones en un total de 85 incendios y sus aeronaves han efectuado 604 horas de vuelo y 2.965 descargas, es decir, una media de 34 descargas por fuego, sin olvidar el trabajo desarrollado por las distintas brigadas (57 servicios) y la Unidad Militar de Emergencia (UME).

  

"Es difícil prever los incendios por causas naturales, pero hay que luchar contra los que surgen por negligencias humanas y de forma intencionada", ha reflexionado el delegado.

  

En este sentido, se mantienen bajo investigación 210 incendios en lo que va de año que se han traducido en dos detenciones, nueve personas imputadas y la incoación de 290 denuncias administrativas.

  

Respecto del balance de la siniestralidad en las carreteras, a fecha de 8 de septiembre Castilla y León contabilizó un total de 70 accidentes con 85 víctimas mortales, cifras que provocan una "honda preocupación" a Ruiz Medrano pese a que las mismas reflejen una caída de casi un 16 por ciento en el número de fallecidos respecto del mismo periodo de 2012, en el que se produjeron 88 siniestros con 101 pérdidas humanas.

  

Sobre los factores más concurrentes, la distracción y somnolencia, en un 57% de los casos, y la velocidad inadecuada, en un 13 por ciento, siguen siendo causa principal de buena parte de los siniestros.