Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La tarjeta de servicios municipales de Valladolid tendrá que esperar

Uno de los Carnés Joven de Auvasa. A.MINGUEZA

En diciembre se terminaron de renovar las tarjetas de AUVASA que en el futuro valdrán para pagar la ORA, el alquiler de bicicletas o la entrada a piscinas, pero por ahora no hay fecha.

Los ciudadanos de Valladolid tendrán que seguir llevando una cartera amplia en sus bolsillos para portar las diferentes tarjetas que les sirvan para los servicios municipales, porque por el momento desde el Ayuntamiento no hay novedad en la tarjeta única que recoja todas estas prestaciones. Así lo ha asegurado el concejal de Movilidad, Manuel Sánchez, a Tribuna.

 

“Por ahora continuamos sin fechas, se está estudiando el tema y los técnicos están viendo a ver cuál es la mejor fórmula para sacarlo adelante”, explicó el edil, antes de incidir en que se está llevando con la mayor diligencia posible. “Es un poco pronto todavía, en realidad. A fin de cuentas se acaban de terminar de renovar las tarjetas de AUVASA que serán las que valgan en el futuro para esto”.

 

Efectivamente, con la entrada de 2015 las antiguas tarjetas bonobús, que tantos años han funcionado en Valladolid, quedaron oficialmente obsoletas en detrimento de las nuevas sin contacto, que en principio permiten una mayor agilidad a la hora de que los viajeros accedan al vehículo.

 

Después de todo un año de convivencia entre las antiguas tarjetas y las nuevas, en el que se entiende que la ciudadanía ha tenido tiempo de mudarse al moderno sistema, todo el mundo cuenta con la tarjeta en cuestión. Por hablar con números mediante, 159.000 están ya en manos de adultos, 39.500 en las de jóvenes y 4.700 para jubilados, o al menos esos son los datos registrados por el Consistorio.

 

“No tenemos fecha concreta”, vuelve a incidir Sánchez al ser preguntado si al menos la inserción de esta tarjeta está prevista para 2015. En principio la idea del Ayuntamiento es que con ella se puedan pagar diferentes servicios como la ORA, el acceso a todas las instalaciones municipales como piscinas y polideportivos o el uso de las bicicletas públicas, tal y como se puede intuir en los dibujos que la decoran. Pero esto, claro, es algo que tendrá que esperar.