Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Subdelegación del Gobierno mueve hilos para ayudar a la familia de la vallisoletana asesinada

El subdelegado del Gobierno en Valladolid, Jorge Llorente. TRIBUNA

La Subdelegación ha contactado con Exteriores para ponerse a disposición de la familia para todo aquello que necesiten.

La Subdelegación del Gobierno en Valladolid se ha puesto ya en contacto con el Ministerio de Asuntos Exteriores con el fin de ponerse a disposición de la familia de la vallisoletana Ana Isabel Charle, de 36 años, asesinada el pasado lunes al norte del condado del Bronx, en Nueva York, después de recibir varios disparos por parte de un hombre de 39 años que fue detenido poco después por la Policía.

 

El subdelegado, Jorge Llorente, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha explicado que se mantiene en contacto directo con el Ministerio de Exteriores respecto del "fatal suceso" y que el departamento de José Manuel García-Margallo hace lo propio en estos momentos tanto con la familia como con la policía y estamento judicial de Nueva York.

 

Ana Isabel Charle era gerente de un refugio para personas sin hogar muy cercano al lugar en el que se cometió el asesinato, en el cruce entre la calle 237 y la avenida Bullard, en Wakefield, una localidad de unos 80.000 habitantes. El lugar del asesinato también está próximo a unas vías de tren y al río Bronx.

 

TIRO DE GRACIA

 

Los testigos presenciales señalaron que primero escucharon un disparo, después algunos más y un último tiro de gracia en la cabeza que sería con el que el principal sospechoso remató a la víctima en el suelo.

 

Las mismas personas aseguraron que posteriormente vieron salir a un hombre corriendo hasta un lavadero de coches, donde fue detenido por la Policía. Se trata de West Spruill, de 39 años, que tenía en su mochila una pistola del calibre 40. De hecho, las autoridades le acusan del asesinato y de tenencia ilícita de armas. Charle estaba viva cuando la trasladaron al Centro Médico Montefiore, pero los médicos no pudieron hacer nada por ella.