La sonrisa de una veintena de niños saharauis y su verano más especial en Valladolid

Jesús Julio Carnero, con las familias de acogida y los niños saharauis.

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, recibe en Pimentel a veinte niños saharauis y sus familias de acogida que participan en el programa 'Un verano en paz'.

 

COLABORACIÓN CON EL PUEBLO SAHARAHUI

 

La Diputación de Valladolid ha suscrito por tercer año consecutivo un convenio de colaboración con la Asociación Cultural de Amigos del Pueblo Saharaui por el que la Diputación de Valladolid aporta una subvención directa de 10.000 euros para la puesta en marcha del programa Vacaciones en Paz, con un incremento del 100% con respecto a la cifra del pasado año.

 

En los últimos 11 años la Diputación de Valladolid ha destinado más de 297.000 euros al programa vacaciones en Paz y a diferentes programas y convenios con ONG’D que desarrollan su trabajo en los campos de refugiados de Tinduf. Así, se han apoyado diferentes proyectos de emergencia humanitaria, de promoción de la salud, de infraestructuras educativas, de apoyo a la juventud, de apoyo a la red de transportes o de abastecimiento de agua. 

Todos coinciden en destacar su sonrisa. La de veinte niños saharauis que, gracias al programa Vacaciones en Paz, podrán abandonar durante dos meses los campamentos de refugiados ubicados en el desierto de Tinduf para conocer cómo es la vida en la provincia de Valladolid. El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, acompañado de los portavoces de los grupos provinciales han recibido a una veintena de niños que ya han llegado a España para disfrutar de unas vacaciones muy especiales.

 

Junto al máximo representante de la Diputación provincial, se encontraba el representante del Ministerio de la Juventud de la República Árabe Saharaui Democrática, Nayem Hamadi Sarayi, el presidente de la Asociación Cultural Amigos del Pueblo Saharaui en Valladolid, Rufo Martín Mateo, y la coordinadora en Valladolid del programa Vacaciones en Paz, Blanca López Berzosa.

 

Se trata de 20 niñas y niños con edades comprendidas entre los 7 y los 14 años, que pasarán dos meses con familias de Cabezón de Pisuerga, Fresno el Viejo, Laguna de Duero, Medina del Campo, Mojados, Moraleja de las Panaderas, Quintanilla de Onésimo, Santovenia de Pisuerga y Villanubla, además de Valladolid capital.

 

La iniciativa Vacaciones en Paz se viene desarrollando en Castilla y León desde 1996 y tiene varios objetivos, que van “desde paliar temporalmente las carencias sanitarias y alimentarias que sufren estos niños, a permitirles conocer otra realidad distinta a la de los campamentos de refugiados o ampliar su conocimiento del idioma castellano”. Pero al mismo tiempo, este programa ayuda a dar a conocer la problemática del pueblo saharaui y la situación que padecen tras años de vida como refugiados en los campamentos ubicados en el desierto de Tinduf.

 

En este sentido, Jesús Julio Carnero ha señalado que “esta experiencia permite a los niños conocer una realidad muy diferente  a la de los campamentos en los que han nacido. Una experiencia que ojalá sea la base sobre la que las nuevas generaciones puedan reconstruir su país”.

 

Por ello, “mientras sea necesario, ahí estará la Diputación de Valladolid, como lo viene haciendo desde hace más de 20 años de apoyo este programa. Una apuesta que consolidamos de manera definitiva hace tres años, con la firma de un primer convenio de colaboración, que hemos vuelto a suscribir en 2015”.

 

Por su parte, Rufo Martín ha dicho que su objetivo es aumentar en años sucesivos los niños que puedan venir desde los campamentos de refugiados y el consiguiente aumento de las familias de acogida, así como de continuar los programas de ayuda humanitaria con el pueblo saharaui.