La sociedad de Vivienda VIVA cerró 2014 con unas pérdidas de 670.000 euros

Edificio de VIVA, en el centro de Valladolid.

La Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda de Valladolid (VIVA) ha cerrado el ejercicio económico 2014 con un resultado de pérdidas por importe de 670.000 euros.

Esta deuda se debe, según fuentes municipales, se debe "a las políticas de vivienda en alquiler" que ofrecen "condiciones económicas muy ventajosas para los inquilinos, pero repercuten directamente en las cuentas de la sociedad".

 

Así, las mismas fuentes han explicado que se puso en marcha VIVA Social, dirigida a colectivos con grave riesgo de exclusión social, y situaciones de infravivienda. También han recordado que existe un parque de alquiler de 141 viviendas cuyo coste de mantenimiento no es cubierto por el pago de alquiler realizado por los inquilinos.

 

Sin embargo, aseveran que "siempre ha sido y es una prioridad para VIVA facilitar el acceso a una vivienda a los que más lo necesitan, por lo que mantiene esa política pese a que produzcan menores ingresos frente a los gastos realizados".

 

A ello se sumará que, a partir del mes de abril VIVA prevé gestionar viviendas cedidas por la entidad financiera Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria (Ceiss) para destinarlas a alquileres sociales. Será la primera entidad que se va a adherir al convenio marco que se prevé aprobar en el Consejo de Administración de la sociedad que tendrá lugar el próximo martes.

 

La sociedad ha continuado, como en ejercicios anteriores, con una reducción del gasto corriente, y su actividad se ha centrado, además de la política de vivienda en alquiler, en la elaboración y gestión de proyectos en materia de rehabilitación y renovación urbana que verán la luz dentro del presente ejercicio 2015, lo que producirá un incremento en el nivel de ingresos de VIVA.

 

Así, en estos años "no se ha producido incremento de plantilla en su seno, por lo que los gastos se están controlando rigurosamente".

 

Durante el ejercicio 2014 la sociedad asegura que ha reducido sus deudas en torno a un millón de euros y presenta una situación financiera equilibrada, que le permite continuar con sus actividades en el presente y futuros ejercicios.

 

Estas cuentas, han recalcado, permitirán afrontar con éxito las actividades a desarrollar en el ejercicio 2015 y en los siguientes, que seguirán centradas en favorecer el acceso a una vivienda a los vallisoletanos, y en las actividades de rehabilitación y regeneración urbanas de los barrios tradicionales, junto a la puesta a disposición de jóvenes emprendedores de espacios de coworking para que puedan iniciar su vida profesional sin tener que asumir gastos elevados.