Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La sextorsión llega a Valladolid: un chantaje de contenido sexual al precio de 500 euros

Se amenaza con hacer públicos contenidos de índole sexual

Consejos para prevenir el sexting o la sextorsión

Hacerse fotos de carácter erótico y/o compartirlas es siempre un error. En el caso de los menores puede ocasionar situaciones de chantaje o ciberacoso sexual o acoso en el entorno escolar (grooming o bullying). Redistribuir este tipo de imágenes de otras personas con el fin de perjudicarles es delito.

 

Desconfíen de esos nuevos amigos que le agregan sin que se les conozca, aunque pretendan mantener una relación sin propósito aparente.

 

Si ya has sido víctima de estos delincuentes, no dudes en denunciarlo. Acércate a una de nuestra comisarías y aporta la mayor cantidad de datos posibles.

Una vez finalizado el mes de agosto y al hacer un balance sobre los tipos de criminalidad en nuestra ciudad se observa una nueva modalidad delictiva conocida como sextorsión.

 

Este tipo de hecho delictivo es una variante del ya conocido sexting que consiste en el envío voluntario de contenidos eróticos o pornográficos por medios telemáticos. Generalmente estos contenidos se comparten entre personas que mantienen algún tipo de vínculo afectivo, o bien en el marco de  relaciones virtuales para demostrar interés hacia la otra persona.

 

En algunos casos de contactos conocidos a través de internet existen verdaderos “expertos” en estas prácticas que suplantan identidades para, mediante engaños, obtener imágenes comprometedoras de otras personas. Los problemas surgen cuando la relación se termina y alguna de las partes conserva archivos comprometedores en su poder y los difunde.

 

En el caso de la sextorsión, el delincuente, hombre o mujer, suele crear un perfil falso en las redes sociales de alto contenido erótico para poder captar a víctimas. Normalmente empiezan entablando una conversación normal para conseguir la mayor cantidad de datos posibles de la otra persona como ciudad en que vive, teléfono, etc. Posteriormente suele darse un intercambio de fotos que va subiendo de tono hasta llegar a imágenes de alto contenido sexual o incluso a tener cibersexo voluntario momento en que el/la delincuente cortan la comunicación.

 

Seguidamente desde ese perfil falso o través del teléfono si se ha facilitado, llega el chantaje de hacerlo público a no ser a cambio de dinero, suelen pedir 500 euros. En Valladolid se ha detectado desde principio de año un goteo de denuncias de este tipo de hecho delictivo incrementándose  ligeramente durante el pasado mes  de agosto.

 

Los investigadores consideran que es probable que haya más personas afectadas que aún no han denunciado por pudor o miedo a que la familia o entorno se enteren.