La Sala de Las Francesas muestra un centenar de mapas antiguos de España de entre los siglos XV y XIX

GONZALO SÁNCHEZ-GIRÓN

Las Sala Municipal de Exposiciones de las Francesas de Valladolid, expone desde este jueves, 23 de octubre, la exposición 'Mapas antiguos de España. España en el Mundo', en la que se pueden observar un centenar de ejemplares pertenecientes a los siglos XV al XIX.

El conjunto de la muestra tiene el eje conductor de la imagen de España vista a través de su historia. "Los mapas antiguos son muy bellos, como también lo fueron los códices cartográficos medievales", han señalado fuentes de la Fundación Municipal de Cultura.

 

Esta colección de mapas antiguos de España ha sido creada por Antonio Rodríguez Torres durante los últimos 30 años. El número de sus ejemplares en la actualidad se cifra en más de trescientos mapas impresos desde la aparición de la imprenta en el siglo XV hasta el siglo XIX, de los que un centenar se expondrá en la capital vallisoletana.

 

Se han seleccionado ejemplares en función de su valor histórico y su belleza artística, que se agrupan en cinco capítulos cuyos mapas se ordenan cronológicamente, excepto en el capítulo III --la imagen de España-- que se ordenan según las diversas escuelas cartográficas europeas.

 

Los organizadores han explicado que, la cartografía, que deriva de la geografía, tiene fines muy variados. Pero, para esta colección y la exposición, "muchos de sus mapas cumplen otra finalidad primordial, la consideración de obras de arte".

 

Tras surgir el papel, el soporte fundamental de los mapas, han añadido, fue el grabado que apareció a finales del siglo XIV, procedimiento que permitió muchas copias. Ya en el siglo XVI consiguió el reconocimiento unánime de sus estampas como objetos artísticos.

 

En cartografía, los grabados, en sus diversas modalidades, han utilizado la matriz de madera (xilografía) y las planchas de cobre y otros metales (grabado calcográfico). Los mapas también reflejan las épocas artísticas del Renacimiento, Barroco, Neoclásico y Romántico.

 

"La belleza de los mapas, al margen de aspectos meramente geográficos, es el resultado de extraordinarias ilustraciones emblemáticas e incluso del coloreado a mano de época", han recalcado.