La Sala de la Pasión de Valladolid acoge las obras de los pintores españoles del siglo XX

TRIBUNA

La muestra se detiene en dos momentos de "ruptura clave", por un lado la "apertura al inconformismo y cuestionamiento de la tradición" que protagonizan algunos artistas españoles.

La Sala Municipal de Exposiciones del Museo de La Pasión de Valladolid acoge desde este viernes, 6 de noviembre, la muestra de obras de "los grandes artistas españoles 'Memoria de un sueño. Colección 1954'.

 

Esta exposición supone la presentación "por vez primera" de esta colección que muestra obras de Pablo Picasso, Eduardo Chillida, Miguel Barceló, Jorge Oteiza, José Guerrero, Equipo Crónica, Esteban Vicente, Antoni Tàpies, Baltasar Lobo, José Guerrero, Pablo Palazuelo, Julio González o Ramón Gaya.

 

Lo que supone la presentación de forma conjunta del producto de años de "exigente y cuidadosa recopilación" de piezas escogidas, por parte de un coleccionista, que representan un "testimonio del devenir del arte español" en el siglo XX.

 

La muestra se detiene en dos momentos de "ruptura clave", por un lado la "apertura al inconformismo y cuestionamiento de la tradición" que protagonizan algunos artistas españoles instalados en Paris desde los inicios del siglo, como Pablo Picasso, Julio González o Pablo Gargallo.

 

Por otro lado, hace hincapié esta selección en los representantes de los "nuevos cuestionamientos plásticos" que tienen lugar en la segunda mitad de siglo, tras la contienda civil y una vez superada la postguerra, cuando las nuevas generaciones de artistas giran la mirada al exterior.

 

Las tendencias han tendido hacia el "informalismo y el expresionismo abstracto" por un lado, al "constructivismo y  la geometría" por otro, o al realismo social, tendencias representadas por Antoni Tapies, José Guerrero, Esteban Vicente, Pablo Palazuelo, o Equipo Crónica entre otros.

 

EUFORIA PLÁSTICA

 

Finaliza la muestra en los ochenta, momento en que la situación política y económica potencia una "euforia plástica" de la que uno de los máximos representantes es Miquel Barceló.

 

Concluye así un recorrido que pone la atención en los "principales artistas" que a lo largo del siglo XX en nuestro país, mantuvieron viva, cada uno en su momento y con su propio lenguaje, "la llama de la transgresión" que propicia el "avance de los lenguajes artísticos".