Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La Rueda que no para de girar

Jesús Rueda, antes del comienzo de un partido con el Real Valladolid. TRIBUNA

Jesús Rueda es el único jugador de toda la plantilla del Real Valladolid que ha disputado absolutamente todos los minutos de Liga.

Jesús Rueda es el central total de Rubi. No lo dice la afición, ni el presidente, ni la propia plantilla, sino las estadísticas. Y es que el central extremeño es el único jugador en el vestuario del Real Valladolid que ha disputado absolutamente todos los minutos del equipo en Liga, con lo que ha terminado de convertirse en uno de los pilares de Rubi en el centro de la defensa.

 

A saber, después de once jornadas disputadas Rueda ha partido de inicio en todos las alineaciones que ha dispuesto el entrenador. Un fijo del que no quiere desprenderse el catalán, quien ya ha comentado en alguna ocasión que el defensa aporta seguridad y contundencia. 990 minutos, sin contar tiempos añadidos, que ya se ha echado a las espaldas.

 

Porque la competencia en el centro de la zaga es voraz, pero la pelea está claramente en el otro de los dos puestos de central. Mientras que Valiente, Samuel y Chus Herrero se han repartido los partidos, el que siempre ha estado ahí dirigiendo con mano dura ha sido el de extremeño, quien además también aporta en la parcela ofensiva a balón parado como demostró con su diana frente al Tenerife. Lejos queda aquella temporada pasada en la que reconocía que no estaba en su mejor momento y en que cometió más de un error grave.

 

El jugador que más cerca se quedaría de igualarle en minutos es otra de las fuertes apuestas de Rubi como es Óscar González. El mediapunta también ha jugado las once jornadas momentáneas de Liga, todas ellas como titular, pero al contrario que Rueda ha sido sustituido en cuatro ocasiones. Total, 930 minutos, 60 menos que el central. Leao y Óscar Díaz, otras dos herramientas de las que Rubi acostumbra a echar mano, se quedan en 878 y 683, respectivamente.

 

La cuestión es, ¿conseguirá el defensa superar su récord de minutos y partidos respecto a anteriores temporadas? La barrera está en la nada despreciable cifra de 3.867 minutos y 43 encuentros –incluido el play off- en la temporada 2011/2012, la de aquel ascenso con Miroslav Djukic. Es difícil, por no decir imposible, vaticinar el futuro, pero si hay una cosa que se puede decir con firmeza ahora mismo es que la Rueda no tiene pinta de dejar de girar.

Noticias relacionadas