La revisión del PGOU mantiene tres áreas homogéneas, modifica siete y deja otras cinco como suelo rústico

La concejala de Urbanismo y Vivienda, Cristina Vidal (en el centro), durante un pleno municipal.

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado, con los votos de los representantes del Grupo Popular, los criterios generales de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana que se votará en el próximo Pleno Municipal.

  

Según ha explicado a Europa Press la concejal de Urbanismo y Vivienda, Cristina Vidal, el documento afronta una "revisión total" del modelo de áreas homogéneas puesto en marcha en la primera década del Siglo, con lo que sólo se mantendrán en condiciones similares los sectores de Prado Palacio-Berrocal, Las Riberas y Páramo de San Isidro.

 

Estas áreas se incorporarán como 'planeamiento asumido' los sectores derivados, ya que su ordenación detallada está ya aprobada definitivamente, con el Plan Parcial diseñado y las juntas de compensación constituidas. No obstante, se incluye la advertencia de que se desclasificarán en caso de incumplimiento de los plazos de su urbanización.

 

El documento debatido este miércoles plantea también la reordenación de todos los ámbitos incluidos en Áreas Homogéneas con algún procedimiento que haya obtenido la aprobación inicial y "en función de las necesidades de la ciudad y de la consolidación del modelo urbano propuesto", por lo que se orientarán principalmente al suelo industrial, con una reducción "drástica" del suelo urbanizable.

 

Así, cinco de las áreas homogéneas planteadas se mantienen pero con una reducción importante de la superficie de actuación, como es el caso de Valdechivillas (AH-10), que pasará de unas 400 a 50 hectáreas, y las áreas números 4, 6, 10, la 8 en sus sectores este y oeste, la 11 y la 12.

 

Mientras tanto, el resto de Áreas Homogéneas -las números 2, 3, 9, 14 y 15- pasarán a suelo rústico común, salvo que los suelos deban ser protegidos en cumplimiento de la planificación territorial o sectorial vigente.

 

Esta es una de las novedades de la revisión, cuyos criterios generales serán sometidos al dictamen del próximo Pleno municipal, previsto para el viernes 8 de noviembre. Posteriormente y "en fechas próximas", según Cristina Vidal, la redacción inicial de la revisión se llevará también ante la Corporación municipal, al mismo tiempo que se abrirá un período de sometimiento a información pública.

 

El documento definitivo, como ha recalcado Vidal, supondrá un cambio en el modelo de urbanismo de Valladolid pero con el fundamento de mantener el "respeto a la ciudad existente".

 

Entre las novedades que supondrá esta modificación del PGOU, la edil ha destacado los cambios también en el Plan Especial del Casco Histórico (PECH), que incluirá acciones en los "bordes" de esta zona con el fin de ampliar la permeabilidad con los barrios, a quienes también se dará "prioridad".

 

Asimismo, ha explicado que el nuevo PGOU apostará "claramente" por la regeneración y rehabilitación de viviendas e inmuebles y también por mejorar la conectividad y señalización de los parques y espacios verdes urbanos.

 

También cabe recordar que esta revisión responde a la necesidad creada por "situaciones sobrevenidas", como la sentencia judicial que en su momento declaró ilegal la manipulación de varios artículos y planos del PGOU en el periodo que transcurrió entre la aprobación del documento en el Pleno municipal en julio de 2003 y su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia dos meses después.

Noticias relacionadas