Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La reválida de Omar Ramos en Zorrilla

Omar Ramos, ante los medios en la sala de prensa. JUAN POSTIGO

El jugador del Real Valladolid asegura “sentirse más cómodo y confiado” con el método de Rubi y se muestra convencido de que “este año podrá aportar mucho más”.

Omar Ramos vive un cruce de sensaciones estas semanas de pretemporada con el Real Valladolid. Tras dos temporadas como jugador blanquivioleta, no se puede decir ni mucho menos que haya conseguido ganarse a la grada de Zorrilla, pese a los destellos de calidad que siempre ha dejado con cuentagotas. Al mismo tiempo, las buenas sensaciones que le transmite Rubi le hacen ser positivo para explotar de manera definitiva y demostrar su valía.

 

“El entrenador está probando con todos los jugadores, él decidirá cuál es el once que juega, pero creo que soy importante”, comenzó explicando el canario a los medios este martes, confiado en sus posibilidades. “Estoy con más confianza que el año pasado, las cosas me salen mucho mejor. Me considero contento con la pretemporada que estoy haciendo, pero lo importante es la Liga al final”. Optimista, pero cauto.

 

Y es que el año pasado no fue precisamente de los mejores de su carrera, a sus 26 años. “Empecé jugando pero en los diez últimos partidos nada, fue una temporada para olvidar para mí y para todos. Hay que intentar mejorar todos y subir, es lo importante”.

 

Preguntado sobre qué había cambiado para que este año se notase con más confianza, Omar se mostró contundente. “El míster me da confianza, noto que confía en mí y eso me hace sentir más a gusto, más cómodo. El año pasado, más allá de que me apoyara el entrenador o no, yo tampoco estuve bien, así que espero que este año sea muy diferente”, prosiguió antes de valorar la competencia en la banda izquierda, con Bergdich y Mojica, como “buena”.

 

Está claro. Para el canario, es el momento de dar el paso adelante, de tratar de ganarse a una grada que le ha visto firmar regates tan brillantes como perder los balones más sencillos. “Llevo tres años y tengo que ser un jugador importante, así me lo transmite el entrenador. Siempre quiero que la banda sea mía, pero no siempre salen las cosas como uno quiere, así que esta vez hay que dar un paso”.

 

En todo caso, Omar no quiso ni mucho menos echar las culpas a Juan Ignacio Martínez. “Si me preguntáis por las diferencias entre uno y otro, os diría que todo. Son dos entrenadores completamente diferentes. Rubi tiene las cosas claras y lo transmite en cada entrenamiento, aunque no digo que el anterior sea malo, simplemente es diferente, y se nota”.

 

“Para mí que este va a ser un buen año para todos”, siguió Omar con una sonrisa en el rostro. “Quedan cositas por trabajar, pero para la Liga vamos a estar bien. Queremos subir”. El mensaje del estudiante que busca su reválida puede leerse bien a las claras; pronto será la hora del examen y volver a suspender no es una opción.